Print this page    •   Back to Web version of article

Los Inhibidores de Proteasa
¿Opio Para el Pueblo?

Por L. Joel Martínez
Traducción y adaptación de Christopher Gortner

8 de Julio 2001

El mensajero controla el mensaje

La sugerencia de Miles de que la actitud de la comunidad acerca del tratamiento vacila entre la aceptación y el rechazo podría ser cierta. Este péndulo no sólo podría reflejar la necesidad de la comunidad de destilar un mensaje simplista en blanco y negro de complejos estudios científicos, sino que también podría reflejar cómo se elaboran y declaran mensajes científicos en el hipermundo de la aprobación acelerada.

Los IP representan un ejemplo perfecto del clamor que resulta de las necesidades parejas, pero con frecuencia también conflictivas, del éxito comercial y el éxito terapéutico. ¿Quién puede olvidarse de los anuncios comerciales hechos por Roche en favor de saquinavir (Invirase) aunque los estudios habían demostrado claramente que la dosis era subóptima y los pacientes estaban experimentado recidivas víricas a diestro y siniestro? ¿O la dura realidad de los efectos secundarios producidos por la dosis completa de ritonavir (Norvir), sin mencionar las incalculables interacciones medicamentosas? ¿O cuándo Agouron informó sobre su estudio de registro de nelfinavir (Viracept), citando números que no tomaban en cuenta a los participantes que nunca reaccionaron al fármaco? E incluso Merck, con su estudio extremadamente conservador 035, haciendo todos los esfuerzos por mitigar el dolor de cabeza monumental inducido por los problemas de dosificación.

Innata a este mundo competitivo de desarrollo farmacéutico es la necesidad de algún grado de secreto o por lo menos misterio de algún tipo. El éxito comercial también requiere algo de maquillaje para ocultar los defectos del producto. Las empresas farmacéuticas no son las únicas culpables en esta situación. Los médicos que participan en la investigación clínica, por preferencia o necesidad, también se ven obligados en ocasiones a distorsionar el mensaje.

Por supuesto, el desarrollo de un fármaco no ocurre en el vacío. Existen agencias de control que exigen que se cumplan ciertos requisitos. Aquí es donde los activistas han ejercido su mayor impacto -- en cambiar el sistema que ahora permite la aprobación acelerada y la disponibilidad de compuestos antes de la aprobación oficial. Pero agencias federales en los EE.UU. como la Administración de Fármacos y Alimentos (FDA) también han padecido sus altibajos, desde la aprobación de nelfinavir sin reuniones públicas hasta el rechazo de adefivir dipovoxila, al desaliento de muchos, en particular de la empresa fabricante. Esto podría ser parte de los cambios que están ocurriendo en el mundo de la aprobación y no hay otra que pensar que quizás la aprobación acelerada está pasando por la etapa de maduración que tanto ha necesitado.


Índice
Antes | Próximo




This article was provided by San Francisco AIDS Foundation. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art2681.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.