Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Querida Jenny

Verano 1997

Queridas lectoras, en esta ocasión quiero hablarles de cosas que siguen sucediendo y afectan a la mujer cuando está en el estado más vulnerable, cuando está embarazada y es VIH positiva.

Hace cosa de unos años atrás, los investigadores crearon un protocolo para un estudio clínico que tuvo por nombre "076". Este estudio tenía como propósito probar que el AZT reducía la transmisión del VIH de madre a bebé. Este estudio fué pobremente diseñado. Pero aún así fue llevado a la práctica. No siendo su pobre diseño suficiente, el estudio fué inconcluso y llevado a un alto antes de tiempo, dando a conocer a la prensa sus hallazgos antes de que toda la información fuera riguro-samente analizada. Aun así lo que se descubrió de éste estudio en cuestión a afectado en diferentes formas la vida de la mujer VIH positiva y embarazada. Especialmente cuando los legisladores han creado o crean nuevas leyes que afectan directamente a la mujer positiva. El estudio "076" aparentemente probó que se podía reducir la transmisión de madre a bebé tomando AZT, pero no lograron determinar cuando en el embarazo fué que éste medicamento ayudaba a reducir la transmisión del VIH al feto.

Ahora, por regla general si estas embarazada y eres VIH positiva, se te ofrece el AZT como esa droga milagrosa que vá a evitar que infectes a tu bebé, sin tomar en cuenta la carga viral y otras infecciones que pueden ser factores de transmisión, porque quiero aclarar; hay mujeres que aunque han tomado dicha medicina, sus bebés son VIH positivos, y dá tristeza ver a esas madres que no perdieron ni una sola dosis del medicamento por amor a sus pequeños, sin embargo transmitieron.

Estas madres preguntan ¿porqué? la respuesta es, "¡no sabemos!". Esta respuesta es ambigua y no es suficiente explicación cuando es una la afectada, ya que cuando se le está ofreciendo a la mujer embarazada esta droga como la opción óptima, la impresión es que sí va a dar resultado y no se hace mucho énfasis en la otra posibilidad; "¿y qué si mi hijo es VIH positivo aunque haya tomado AZT? ¿qué quiere decir eso? ¿y si mi bebé es VIH positivo, será resistente al AZT?" estas son algunas de las preguntas que quedan sin respuestas.

Cuando una mujer está embarazada y vá al médico, se le dice bien claro que no debe tomar químicos, porque estos puede afectar a su bebé. Ahora bien si eres VIH positiva, te estan diciendo que te olvides de esas recomendaciones y que debes tomar quimoterapia (AZT) para beneficio del bebé.

La gran mayoría de mujeres embarazadas, lo único que desean es traer al mundo un bebé sano. Probable-mente al momento de ir al médico la mujer está asustada,y confiando en el buen juicio del proveedor se deja llevar por lo que el le esta ofreciendo; y por miedo a ser una mala madre y no hacer todo lo que puede y esté a su alcance por su pequeño retoño, no cuestiona mucho y hace lo que se le esta diciendo, esper-ando que su bebé sea VIH negativo.

Ahora el problema está en que se ha determinado que tomar una sola droga para el tratamiento del VIH es contra-producente, ya que el virus se muta y se hace resistente. Actualmente se está tratando a las personas infectadas y que desean tomar medicamentos, con 3 y a veces más drogas diseñadas para combatir el VIH. Quiciera saber donde dejan estos nuevos tratamientos a la mujer embarazada. Aquí no quiero discutir mi opinión personal, simple-mente quiero levantar preguntas que nadie sabe contestar o las respuestas son vagas.

Si muchas de nosotras empezáramos ha hacer este tipo de preguntas, entonces los investigadores tendrían que empezar a contestarlas de una forma lógica y simple. De esta manera nosotras, que estamos viviendo con este virus sepamos un poco más de lo que está pasando en nuestros propios cuerpos, especialmente si planeamos o vamos a ser madres, deseamos hacer lo mejor para nuestros futuros hijos y para nosotras mismas, ya que tendremos que cuidar de ellos y necesitamos tener todas las opciones de los nuevos tratamiento disponibles, sin que el haber tomado AZT en el embarazo afecte los futuros trata-mientos contra el VIH.

Si el tratamiento del VIH con una sola droga es considerado sin ética o casi mala práctica médica, queremos saber ¿dónde deja este hecho a las mujeres embarazadas? que además estan siendo expuestas al AZT como monoterapia, con la sola idea de no transmitir el VIH al bebé. No se piensa en el daño que se le está haci-endo a la mujer, dandole una sola droga que el virus probablemente va a conocer y hacerse resistente. Esto es en caso que el virus con el que ha sido infectada la mujer aun no es resistente a esta droga, porque si fuera así, entonces la mono-terapia con el AZT no va hacer absolutamente nada y se esta tomando el medicamento por puro gusto y creando efectos secundarios sin necesidad; ya que la mujer transmitiría a su bebé un virus resistente al AZT.

Hay uno que otro estudio clínico para mujeres embarazadas, pero no he visto ningún tipo de publicidad para estos protocolos, es más busqué en las listas que hay disponibles en la comunidad de estudios clínicos y no encontre absolutamente nada. No encontre publicados ningún estudio clínico especificos para las mujeres embarazadas VIH positivas y que quicieran tomar ventaja de estos; exepto en Trials Search Guide.

Comparé la publicidad que se le hace a los otros estudios clínicos para las personas con VIH en general, y no hay nada para las futuras mamás. La mayoría de los participantes en los estudios clínicos son hombres blancos y homosexuales, ya que al buscar par-ticipantes o sujetos, los coordina-dores de los estudios en sú mayoría prefieren reclutar hombres, así no hay que lidear con "sujetos dificultuosos" como son las mujeres.

Los protocolos para mujeres embarazadas los mantienen en la sombra, me inmagino que ha de ser un poco difícil conseguir participantes de esta manera o ¿cuál será el verda-dero motivo de la falta de información que hay de estos estudios? Me inmagino que es más facil recetar una droga que ha sido aprobada para su uso en la mujer embarazada como el AZT, sin pensar que dicha droga puede afectar en la elección de tratamientos contra el VIH en el futuro, cuando la mujer ya no esté embarazada, y así los proveedores médicos estan cubiertos por la ley aunque todos los estudios clínicos han demostrado que el tratamiento con una sola droga para el manejo de la infeción del VIH no es adecuada.

Un pensamiento final, no dejemos que estas cosas nos desanimen, ni que los médicos nos intimiden, sin embargo debemos tomar parte activa en lo que nos afecta a todas como mujeres que somos. Debemos de participar, hay varias formas de activismo y apoyar a las personas que estan al frente, luchando por nuestros derechos es una forma de participar. Aquí las dejo y hasta la próxima, espero sus cartas con comentarios o preguntas y recuerden que saber es poder y no todo lo que brilla es oro.


  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por Women Alive. Es parte de la publicación Women Alive Newsletter.
 
Vea También
Historias Personales
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement