Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource
Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol
Read Now: TheBodyPRO.com Covers AIDS 2014
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Control de los Efectos Secundarios

2002

III. Efectos Secundarios Comunes y Posibles Tratamientos

Gran parte de los efectos secundarios lo pueden debilitar o enfermar, la mayoría de los prospectos los describen sobre la base del sistema u órgano que afectan. A continuación se listan los efectos secundarios más comunes que experimentan las personas que toman medicamentos para tratar el VIH y el SIDA:

En Todo el Cuerpo

Redistribución de grasa (lipodistrofia): es uno de los efectos secundarios más comunes que afectan a todo el cuerpo. Muchas personas que tienen lipodistrofia experimentan pérdida de grasa (atrofia) en las piernas, los brazos, los glúteos y la cara y/o aumento de grasa (adiposidad) alrededor de las vísceras y en la base del cuello. Las mujeres también pueden experimentar un aumento en el tamaño de los senos.

A pesar de que los investigadores han estado estudiando la lipodistrofia durante los últimos cinco años, todavía no se ponen de acuerdo acerca de las causas. Sin embargo, la mayoría de los expertos consideran que es un efecto secundario de los medicamentos antirretrovirales.

Advertisement
La lipodistrofia apareció oficialmente por primera vez en 1996, cuando algunas de las personas que estaban tomando inhibidores de la proteasa (IP) comenzaron a notar cambios irregulares en la forma y tamaño del cuerpo. Poco tiempo después, algunas personas que nunca habían tomado inhibidores de la proteasa, pero que sí habían tomado inhibidores nucleósidos (INTR) y no nucleósidos (INNTR) de la transcriptasa reversa, comenzaron a manifestar cambios similares en la forma del cuerpo. También existen pacientes que nunca han tomado medicamentos antirretrovirales pero que han experimentado muchos de los síntomas conocidos como lipodistrofia. Todavía continúan las investigaciones para descubrir las causas de la lipodistrofia y determinar el tratamiento adecuado.

Tratamientos posibles: En la actualidad no hay ningún tratamiento efectivo para los cambios de forma del cuerpo. No se sabe bien todavía, si cambiar el régimen del tratamiento (de una combinación con un inhibidor de la proteasa a una combinación con un inhibidor no nucleósido, por ejemplo) puede revertir los cambios de forma del cuerpo asociados con la lipodistrofia. A pesar de que algunos estudios han indicado mejoras en la redistribución de grasa en el cuerpo al sustituir medicamentos, otros estudios no han podido confirmar estos resultados. Sin embargo, la sustitución de un IP por un INNTR ha demostrado mejoras en los niveles de grasa en la sangre (ver "Efectos secundarios metabólicos").

Uno de los medicamentos que parece prometedor para revertir estas anormalidades es la hormona del crecimiento humano recombinante (Serostim), aparentemente disminuye el exceso de grasa acumulada en algunas de las personas que lo toman. Serostim y los esteroides anabólicos también pueden ayudar a aumentar la masa muscular, compensando la pérdida de grasa en las piernas y en los brazos. Lamentablemente, no han aportado mejorías en el adelgazamiento de la cara. Serostim y los esteroides anabólicos también producen efectos secundarios y sus efectos positivos desaparecen cuando se deja de tomar el medicamento. En la actualidad, estudios clínicos están investigando la efectividad y seguridad del uso de Serostim en personas VIH positivas que padecen de cambios de la forma del cuerpo (en dosis menores que las utilizadas para tratar el síndrome de deterioro progresivo o wasting).

Otra posible opción es la cirugía plástica. Los cirujanos pueden remover la grasa de la parte posterior del cuello y alrededor de los senos mediante un procedimiento llamado liposucción (la grasa situada cerca del abdomen no se puede remover, ya que se encuentra incrustada profundamente en el cuerpo). También pueden inyectar grasa (o sustitutos de grasa) en la cara, para rellenar el hundimiento de las mejillas. Estos procedimientos son muy caros y no siempre producen los resultados esperados.

Los investigadores están estudiando si ciertos medicamentos utilizados en el tratamiento de la diabetes pueden revertir algunas de las manifestaciones de la lipodistrofia (por ejemplo metformin y rosiglitazone). También están estudiando los beneficios producidos por el ejercicio y la dieta.

Acidosis láctica es un efecto secundario que ocurre raras veces pero que es muy serio y que afecta al cuerpo entero. Puede ocurrir cuando se daña la mitocondria (fuerza motriz que está dentro de las células y que convierte a los nutrientes en energía). Esta condición es más común en mujeres que en hombres. También está asociada con el uso de ciertos nucleósidos análogos que se sabe que pueden dañar la mitocondria, especialmente Zerit (d4T), Videx (ddI) y Hivid (ddC). Los síntomas no son específicos y puden incluir dificultad para respirar, dolor abdominal, náuseas, vómitos, fatiga y pérdida de peso. Varios análisis de sangre pueden ayudar a confirmar la presencia de esta condición, como los análisis de los niveles de ácido láctico y bicarbonato. La acidosis láctica no tratada puede conducir a la insuficiencia de órganos y en ocasiones a la muerte.

Tratamientos posibles: las personas que tienen acidosis láctica quizás tengan que suspender el tratamiento o cambiar por otros nucleósidos análogos. Los tratamientos complementarios como coenzima Q10, riboflavina, tiamina y L-carnitina también son usados para prevenir la acidosis láctica.

Fatiga es otro efecto secundario que afecta a todo el cuerpo y denota en términos generales cansancio, debilidad y/o falta de energía. Puede ser provocada por varias causas, incluyendo la anemia producida por medicamentos (ver descripción en la sección de los efectos secundarios de la médula ósea). Otros efectos secundarios incluyen fiebre, síntomas de gripe y malestar general.

Tratamientos posibles: Si está experimentando fatiga, malestar y falta de energía, es importante consultarlo con su médico ya que éstos pueden ser síntomas de un problema mayor o de infecciones. Quizás un examen médico por sí sólo, no sea suficiente para descubrir algunas de las razones más comunes de fatiga, que pueden incluir: cambios en la dieta, en el descanso y el sueño, alcohol, tabaco, uso de drogas, depresión y estrés psicológico.

Algunos de los tratamientos complementarios que se ha demostrado sirven para incrementar la energía y combatir la fatiga incluyen: multivitaminas, DHEA, extracto de raíz de ginseng, vitamina B12, coenzima Q10, raíz de jengibre y L-carnitina.

Aparato Digestivo

El aparato digestivo es muy extenso e incluye diferentes órganos, cada uno de los cuales puede verse afectado por los medicamentos de diferentes maneras. Comenzando por la boca, algunos medicamentos pueden causar úlceras (estomatitis), alteraciones en el gusto y adormecimiento o sensación de hormigueo alrededor de la boca (parestesia circunmoral). Algunos medicamentos pueden causar acidez o agruras (reflujo ácido) en la garganta y el pecho. El estómago es uno de los órganos que más efectos secundarios padece, entre ellos: náuseas, vómitos y dolores. Algunos medicamentos provocan problemas en el ámbito intestinal como diarrea, gases (flatulencia) y pérdida de apetito (anorexia).

Náusea y Vómitos

La náusea es una sensación de malestar en el estómago; junto con dolores estomacales y vómitos son los efectos secundarios más comunes de muchos medicamentos. La náusea y el vómito pueden provocar también pérdida del apetito (anorexia). En ocasiones, estos efectos secundarios pueden ser controlados con tan sólo cambiar los medicamentos que los causan, por otros que tengan menos probabilidades de causar este tipo de malestar. Sin embargo, las náuseas y los vómitos desaparecen habitualmente por sí solos en unas semanas.

Tratamientos posibles: los medicamentos llamados antieméticos controlan generalmente de forma efectiva las náuseas y vómitos. Ejemplos de antieméticos incluyen: Compazine y Zofran. Otra alternativa es Marinol, un medicamento que contiene una versión sintética de la marihuana. Los medicamentos que mejoran las náuseas funcionan mejor si se toman de 30 a 45 minutos antes de tomar los que las provocan.

Hay que tener cuidado con los medicamentos que controlan las náuseas, vómitos y otros efectos secundarios ya que pueden afectar a los medicamentos contra el VIH que esté tomando. Por ejemplo, el antiemético Reglan, puede ser peligroso si se toma al mismo tiempo que algunos de los inhibidores de la proteasa, especialmente Norvir.

Otros posibles tratamientos incluyen:

  • Coma pequeñas porciones de alimentos con frecuencia en lugar de 2 ó 3 comidas grandes. Las grandes cantidades de comida en el estómago pueden empeorar las náuseas.
  • Para aliviar las náuseas, corte un limón y huela las rodajas, esto puede ayudarlo a calmar las náuseas.
  • Las comidas ligeras y poco condimentadas son más fáciles de digerir. Ingiera comidas con poco contenido en grasa pero alto contenido en almidón e hidratos de carbono para darle al cuerpo la energía que necesita.
  • Relájese antes de las comidas y mastique lentamente.

Pérdida de apetito (anorexia): la anorexia producida por las náuseas puede tratarse con medicamentos contra la náusea (antieméticos). En ocasiones puede tratarse con Megace (megestrol acetato) y Marinol, dos medicamentos que se utilizan para aumentar el apetito. Megace contiene la hormona progesterona y puede disminuir los niveles de testosterona, por lo que las personas que usan Megace deben hacerse análisis de los niveles de testosterona después de comenzar a tomar dicho medicamento.

También se sabe de pacientes a los que la marihuana los ha ayudado a controlar las náuseas y la pérdida de apetito (anorexia). Además de ser una droga ilegal, es importante destacar que fumar cualquier sustancia es peligroso y puede agravar los problemas en los pulmones, particularmente asma o bronquitis. Ingerir marihuana (mezclándola o cocinándola con alimentos) está considerado como una forma más segura de experimentar los mismos efectos.

Diarrea y Gases (Flatulencia)

Diarrea o defecación acuosa: es uno de los efectos secundarios más comunes asociados con los medicamentos utilizados para tratar el VIH y el SIDA. En ocasiones la diarrea puede provocar una debilidad extrema, así como una pérdida de agua corporal que alcanza niveles que pueden incluso amenazar la vida (deshidratación). Si tiene diarrea cinco o más de cinco veces al día, durante más de cinco días consecutivos o si pierde cinco libras de peso o más, debe informar a su médico. Tratamientos posibles: hay varios medicamentos disponibles sin receta para controlar la diarrea. Estos incluyen: Imodium AD (una versión con receta llamada loperamide está disponible para personas que necesitan grandes cantidades del medicamento), Kaopectate y Metamucil (aunque Metamucil se utiliza normalmente como laxante, su alto contenido en fibra le permite absorber agua en el colon y ayuda a controlar la diarrea). Además, SB-Normal Stool Formula ha demostrado ser efectivo para controlar la diarrea. Algunos de los medicamentos disponibles con receta para controlar la diarrea incluyen: Lomotil, Ultrase (enzima pancreática) y tintura de opio. Al igual que con los medicamentos que controlan las náuseas y los vómitos, los anti-diarreicos funcionan mejor si se toman de 30 a 45 minutos antes del medicamento que provoca diarrea.

Hacer cambios en la dieta también le puede ayudar a controlar la diarrea. Algunos alimentos pueden causar o empeorar la diarrea mientras que otros pueden contenerla. Los alimentos que pueden ayudarle a controlar la diarrea son los que pertenecen a la llamada dieta BRATT (según sus siglas en inglés): bananas, arroz blanco, jugo o puré de manzana, pan tostado y té de hierbas. Los alimentos altos en almidón como el arroz y el pan blanco son una buena opción, al igual que la harina de avena y el tofu. Los jugos de manzana, pera y durazno (melocotón) que contienen azúcar, combustible necesario para el funcionamiento del cuerpo, son menos dañinos al estómago que otros jugos con alto contenido en ácidos.

Los alimentos que pueden empeorar la diarrea incluyen: café y otras bebidas con cafeína (cola, algunas otras sodas o bebidas con gas), té, alcohol, chocolate, alimentos grasos y fritos, comidas picantes, alimentos con alto contenido en fibras insolubles como verduras crudas, pieles de patatas, frijoles, arroz integral, sustitutos de grasa (Olean y Olestra) y alimentos altamente procesados con poco valor nutritivo, como Twinkies, pasteles, donuts, galletas dulces, etc. La leche y sus derivados, como el queso, también pueden empeorar la diarrea.

Cuando se tiene diarrea, sin importar su duración, se debe tomar mucho líquido. La diarrea puede disminuir seriamente la cantidad de agua en el cuerpo al igual que puede reducir la cantidad de una clase de nutrientes vitales llamados electrolitos. Si el agua perdida no se reemplaza, pueden aparecer síntomas de deshidratación. Estos síntomas incluyen: sed, ansiedad, debilidad, confusión, dolor de cabeza y hasta desmayos. La deshidratación también puede causar una disminución en la cantidad de orina; sequedad y palidez en la piel, que no tiene la elasticidad normal; una aceleración en el ritmo cardíaco y la disminución de la tensión arterial. Si la deshidratación se vuelve más severa, se puede llegar al colapso e incluso la muerte.

Para prevenir o recuperarse de la deshidratación causada por la diarrea, es aconsejable tomar mucha agua y bebidas como Gatorade para reponer electrolitos. Para preparar un líquido similar al Gatorade en su casa, agregue cinco cucharadas de azúcar y una de sal a un galón de agua. También puede darle sabor con lima o limón.

Gases (flatulencia) e hinchazón: generalmente se pueden controlar con cambios en la dieta. El primer paso es eliminar alimentos como frijoles, brócoli y la piel de las verduras. Existen medicamentos que pueden utilizarse para controlar gases e hinchazón de forma temporal; entre ellos Phazyme, Charcocaps y Gas-X, pero no deben tomarse por un largo período de tiempo. Algunas personas muestran alivio a estos problemas cuando utilizan una enzima que digiere las grasas llamada lipasa, la cual está disponible con y sin receta.

Reflujo ácido (acidez, agruras): ocurre cuando el ácido del estómago irrita las paredes estomacales o retrocede hacia el esófago, causando una sensación de ardor o quemazón. Algunos medicamentos anti VIH pueden causar reflujo ácido o empeorarlo. El reflujo ácido prolongado puede ser un signo de problemas más serios como por ejemplo una úlcera o hernia (si los síntomas empeoran o continúan por varios días, consulte con su proveedor de servicios de salud).

Tratamientos posibles: si padece reflujo ácido, hay una lista larga de alimentos que hay que evitar: alimentos grasosos o con mucho condimento, vinagre, menta, picles, alcohol, cafeína (gaseosas, té, café, chocolate), frutas y jugos cítricos (naranja, toronja, limón y tomate). La aspirina e ibuprofen también pueden empeorar la irritación del estómago. Otros agentes que contribuyen al reflujo ácido son fumar, estar excedido de peso y usar pantalones o cinturones ajustados (que ponen presión adicional sobre el estómago). Muchas de las estrategias que ayudan a controlar las náuseas también pueden ayudar a controlar el reflujo ácido (tratar de no comer en exceso e ingerir comidas pequeñas y con frecuencia en lugar de dos o tres comidas abundantes). Espere un par de horas antes de recostarse o irse a la cama. Una caminata después de cenar puede facilitar la digestión.

Los antiácidos que se venden sin receta (Mylanta o Maalox) o los bloqueadores de histamina 2 (Tagamet, Zantac, Pepcid o Axid) pueden proveer alivio. Siempre informe a su proveedor de servicios de salud si comienza a tomar estos medicamentos ya que pueden interactuar con los medicamentos anti VIH.

Deterioro Hepático

El hígado también forma parte del aparato digestivo y ayuda en el proceso de digestión de varias maneras. El hígado puede verse afectado negativamente por varios medicamentos usados para tratar el VIH, específicamente los inhibidores de la proteasa y los inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa reversa. El inhibidor no nucleósido Viramune puede causar problemas hepáticos en algunas personas, especialmente durante los tres primeros meses de tratamiento con ese medicamento. Los inhibidores de la proteasa Norvir y Crixivan también pueden dañar al hígado, especialmente después de varios meses o años de tratamiento.

El aumento de los niveles en la sangre de enzimas del hígado como ALT y AST y/o la elevación de fosfatasa alcalina o de los niveles de bilirrubina, pueden indicar deterioro hepático. Los altos niveles de bilirrubina pueden provocar "ictericia" (color amarillento de la piel y de la parte blanca de los ojos). Las manifestaciones graves de la toxicidad en el hígado incluyen hepatitis y deterioro hepático crónico. Debido a que el deterioro hepático se manifiesta raramente con una sensación física, es importante hacerse análisis de sangre de forma rutinaria para vigilar la salud del hígado.

El deterioro hepático es un motivo de preocupación en potencia para personas que están infectadas con el VIH y con el virus de la hepatitis, particularmente el de la hepatitis C (VHC). Se ha demostrado que dos antirretrovirales, Norvir y Viramune, aumentan el nivel de las enzimas hepáticas (posible señal de deterioro hepático) en personas VIH positivas con hepatitis C. Incluso en personas VIH positivas que no tienen hepatitis C, estos medicamentos tienen la capacidad de provocar deterioro hepático. De ahí la importancia de hacerse análisis de sangre de forma rutinaria para vigilar las enzimas hepáticas.

Tratamientos posibles: disminuir la ingestión de alcohol es un aspecto clave cuando se trata de mantener al hígado saludable. También es importante disminuir la cantidad de alimentos procesados y altos en grasas, ya que pueden ser dañinos para el hígado. Existen medicamentos, nutrientes y otros tratamientos alternativos que pueden prevenir o controlar el deterioro del hígado. La combinación de Alfa-interferon y ribavirin se utiliza para tratar la hepatitis C (VHC). Alfa-interferon también se utiliza para tratar la hepatitis B crónica (VHB), al igual que 3TC (Epivir). A pesar de que Epivir se utiliza en dosis más bajas para tratar la hepatitis B que para tratar el VIH, las personas que conviven con el virus VIH deben usar la dosis normal que se utiliza para tratar el VIH.

Se ha sugerido el uso de algunos tratamientos complementarios para prevenir o mejorar el deterioro al hígado incluyendo ácido tiótico, SSKT, glycerrhizin, arzolla (cardo lechero), NAC, astrágalo, achicoria, la hierba diente de león (dandelion), centauro, mandrágora americana y celidonia (golondrinera). A pesar de que muchos de estos productos están disponibles en tiendas de alimentos naturales, es importante que consulte con su médico antes de comenzar tomarlos.

Deterioro del Páncreas

El páncreas es parte del aparato digestivo y puede verse afectado negativamente por algunos medicamentos, particularmente Videx (ddI), especialmente si es usado en combinación con Zerit (d4T), el medicamento para tratar la hepatitis C, Rebetol (ribavirin) y pentamidine, un medicamento utilizado para tratar la neumonía PCP. Estos medicamentos causan la inflamación del páncreas, condición conocida como pancreatitis. Se sospecha que hay deterioro pancreático cuando aumentan los niveles de la enzima amilasa en la sangre. Algunos de los síntomas de la pancreatitis incluyen dolor abdominal, náuseas, vómitos e ictericia. La pancreatitis aguda puede llegar a poner en peligro su vida.

Tratamientos posibles: la pancreatitis es un problema grave que requiere tratamiento médico y a veces hasta hospitalización. En ocasiones es necesario dejar de tomar el medicamento que la causa. Algunos estudios e informes sugieren que entre los medicamentos complementarios que pueden reducir el deterioro del páncreas se incluyen: el ácido alpha-lipoic, vitamina E y C, selenio, NAC, calcio, magnesio, glutamina, metionina, taurina, cobre, vitamina B12 y folato.

Efectos Secundarios en la Función Urinaria y Aparato Genital

Los riñones juegan un papel muy importante filtrando el material tóxico del cuerpo. También se ven afectados por los medicamentos utilizados para tratar el VIH y el SIDA. Un efecto secundario específico son los cálculos renales (nefrolitiasis) , que son causados por la acumulación de minerales o cristales de medicamentos en los riñones. Las personas que toman Crixivan pueden padecer de cálculos o piedras en los riñones. En los estudios clínicos se ha demostrado que el porcentaje de personas que producen piedras en los riñones no llega al 5%. Sin embargo, se ha comprobado que dicha posibilidad aumenta si se toma el medicamento por un largo período de tiempo. Bactrim, un medicamento de la familia sulfa, que se usa para prevenir la neumonía PCP, también puede causar cálculos renales.

Como dice el dicho, más vale prevenir que curar. Tomar mucha agua es la mejor manera de prevenir el desarrollo de cálculos renales y de ayudar a disminuir los efectos tóxicos de algunos medicamentos en los riñones. Los análisis de sangre que miden los niveles sanguíneos de urea (BUN) y creatinina son buenos indicadores de la función de los riñones. La toma de medicamentos como Foscavir (foscarnet) y Vistide (cidofovir), que se utilizan para tratar al citomegalovirus, pueden provocar deterioro a los riñones y requieren que se hagan análisis de creatinina y BUN regularmente.

Las infecciones fungales o por hongos (candidiasis) pueden desarrollarse en la boca, en la garganta, en el aparato urinario o genital (por ejemplo en la vagina) o en el área anal, como resultado del uso prolongado de antibióticos. Generalmente se recetan antibióticos para tratar infecciones bacterianas. Al mismo tiempo que pueden controlar de forma efectiva las bacterias dañinas, también pueden matar bacterias beneficiosas de nuestro cuerpo que controlan el crecimiento de los hongos.

Tratamientos posibles: la mejor manera de tratar una infección fungal es mediante el uso de medicamentos anti fúngicos (contra los hongos). Las cremas que se venden sin receta como Monistat, son efectivas para tratar la candidiasis vaginal. El médico puede recetar también medicamentos como Diflucan (fluconazole). Algunas personas han confirmado el éxito, utilizando suplementos de acidófilus, una bacteria moderada que se encuentra en el yogurt y que puede controlar el crecimiento de ciertos hongos en el cuerpo.

Efectos Secundarios Que Afectan la Piel

La piel, y a un menor nivel, las uñas y el cabello pueden verse afectados negativamente por el uso de ciertos medicamentos utilizados para tratar el VIH y otras condiciones relacionadas con el SIDA. El efecto secundario más común que afecta a la piel es el sarpullido (erupción) . El desarrollo del sarpullido (enrojecimiento de la piel), especialmente cuando se inicia la toma del medicamento, puede indicar la presencia de una alergia o de una reacción de hipersensibilidad. Muchas personas tienen alergia a Bactrim, el medicamento utilizado para prevenir la neumonía PCP y la toxoplasmosis. Afortunadamente, muchas personas pueden acostumbrarse a la toma del medicamento tomando pequeñas cantidades del mismo y aumentando poco a poco la dosis hasta que se llega a tomar la dosis completa. Bactrim también puede causar un aumento de la sensibilidad en la piel cuando está expuesta al sol, lo que puede provocar quemaduras solares graves.

El inhibidor de la proteasa Agenerase y los inhibidores no nucleósidos de la transcriptasa reversa, específicamente Viramune, pueden también causar erupciones. En raras ocasiones, éstas pueden ser graves y si vienen acompañadas por síntomas de gripe (fiebre, dolor abdominal, náuseas, vómitos, y dolores musculares y articulares) se conoce como el síndrome Stevens-Johnson. La presencia de ampollas o ulceraciones en la piel son signo de erupciones graves y requieren atención médica inmediata. A pesar de que sólo un pequeño número de personas que toman Agenerase y Viramune han desarrollado el síndrome Stevens-Johnson, éste puede llegar a ser mortal.

El medicamento nucleósido análogo Ziagen, que está disponible solo o como un componente de Trizivir, también puede provocar erupciones. Un pequeño porcentaje de personas que lo toman experimenta síntomas de gripe y son consideradas hipersensibles al medicamento. Cualquier persona que experimente síntomas de gripe o una erupción tomando este medicamento, debe consultar con su médico inmediatamente. Si el médico indica dejar de tomar el medicamento, no debe volver a tomarlo nunca más. Algunos pacientes que han reiniciado la toma de Ziagen han acabado en el hospital con complicaciones serias.

Otros tipos de efectos secundarios que afectan a la piel incluyen sequedad, picazón (prurito), manchas oscuras (hiperpigmentación), pérdida de cabello (alopecia) y deformidades en las uñas (paroniquia), incluyendo pérdida de la coloración de las uñas y uñeros.

Tratamientos posibles: las erupciones de la piel pueden ser tratadas con antihistamínicos como Benadryl. Antes de iniciar un tratamiento por su cuenta, es importante consultar con su médico ya que puede tratarse de una reacción alérgica más seria. El médico le puede recetar también un antihistamínico o un corticoesteroide (como por ejemplo prednisona) en el caso de una erupción seria o picazón crónica. Tomar abundante agua es también importante para la salud de la piel, al igual que evitar el uso de jabones fuertes que contengan químicos antibacterianos y perfumes. Utilizar una buena crema hidratante a diario puede ayudarle a evitar la sequedad de la piel. Cuando se toman medicamentos de tipo sulfa como Bactrim se recomienda evitar la exposición prolongada a la luz del sol y utilizar un protector solar.

Efectos Secundarios Neurológicos y Mentales

Muchos medicamentos pueden afectar a los nervios, a la médula espinal y al cerebro. Este tipo de daño puede provocar complicaciones como la neuropatía periférica, parestesias (ver la sección de efectos secundarios del aparato digestivo) y problemas mentales.

Neuropatía Periférica

La neuropatía periférica, que puede causar dolor, adormecimiento, quemazón o sensación de hormigueo en las manos y en los pies, es uno de los efectos secundarios más comunes asociados con los medicamentos nucleósidos análogos, específicamente con Hivid (ddC), Zerit (d4T) y Videx (ddI). A pesar de que no se sabe exactamente por qué se produce la neuropatía periférica, muchos consideran que es el resultado del efecto adverso de los medicamentos en los nervios periféricos de los brazos y las piernas.

Tratamientos posibles: la manera más efectiva de contrarrestar la neuropatía periférica, especialmente si es grave, es reduciendo la dosis o dejando de tomar los medicamentos que la provocan. Esto sólo debe hacerse si lo recomienda el médico. A veces la neuropatía periférica puede tratarse con el uso de anti-inflamatorios no esteroides como ibuprofen. Aplicar cremas o lociones locales que contienen aspirina u algún otro analgésico (como por ejemplo Ben Gay) también ha sido efectivo en algunos casos. Los casos de moderados a serios pueden responder al tratamiento con antidepresivos tricíclicos, incluyendo amitriptilina y nortriptilina o con un medicamento nuevo llamado Neurontin. En ocasiones, si el dolor es intenso se recetarán medicamentos de tipo narcótico como metadona o parches de Fentanyl.

Los tratamientos complementarios que pueden ayudar a controlar el dolor y adormecimiento provocado por la neuropatía incluyen vitamina B6 y B12, ácido tiótico, colina, inositol y carnitina. Algunas personas se han visto aliviadas con la acupuntura, acupresión, quiropraxis y masajes.

El inhibidor no nucleósido de la transcriptasa reversa llamado Sustiva, presenta sus propios efectos secundarios en el sistema nervioso en aproximadamente el 50% de las personas que lo toman. Entre ellos se incluyen adormecimiento (somnolencia), dificultad para dormir (insomnio), sueños vívidos (muy reales), depresión, ansiedad, confusión, dificultad para concentrarse y sentirse como embriagado o "high" . Estos problemas pueden ser particularmente severos en personas que también usan drogas o que están bajo tratamiento de recuperación por abuso de alcohol y/o drogas.

Tratamientos posibles: no se sabe con exactitud por qué se producen estos efectos secundarios. Sin embargo, en algunas ocasiones, los efectos de Sustiva disminuyen o desaparecen de dos a cuatro semanas de haber iniciado el tratamiento con dicho medicamento. Se recomienda tomar Sustiva unas horas antes de irse a dormir. Las personas que toman este medicamento deben evitar conducir durante los primeros días de tratamiento si padecen de efectos secundarios.

Hay varias formas posibles de tratar los efectos neurológicos de Sustiva. Es importante recordar que ninguna de estas estrategias ha sido analizada en estudios clínicos y que la información ofrecida a continuación es anecdótica.

Algunos de los consejos para controlar estos efectos secundarios incluyen:

  • Trate de evitar el uso de drogas, incluyendo marihuana, mientras tome Sustiva.
  • No coma ni tome nada con cafeína o azúcar de cinco a siete horas antes de dormir.
  • Trate de relajarse antes de irse a dormir, usando técnicas como el yoga, ejercicios de respiración, dándose un baño relajante o tome algún té sin cafeína como por ejemplo de manzanilla.

Algunos médicos y personas que toman Sustiva han sugerido el uso de medicamentos como Ativan, Valium, Ambien y Restoril para disminuir el insomnio y posiblemente la ansiedad. A pesar de que no hay información concluyente acerca de la utilidad de estos medicamentos, si está sufriendo efectos secundarios severos, pregunte a su médico sobre el uso de los mismos. Estos medicamentos deben utilizarse con cuidado ya que pueden ser adictivos. Benadryl y otros antihistamínicos que se venden sin receta son bastante seguros para tratar alergias, y pueden utilizarse para el insomnio ocasional.

Los siguientes tratamientos complementarios podrían ayudarle para tratar el insomnio y la ansiedad causados por Sustiva: melatonina, raíz de valeriana, St. John's Wort, L-carnitina, extracto de raíz de ginseng. Tratamientos complementarios para la memoria y los problemas de concentración incluyen: gingko biloba, extracto de raíz de ginseng, DMAE, lecitina y peptide-T.

Sistema Músculoesquelético (Huesos y Músculos)

Los efectos secundarios más comunes que afectan al sistema músculo esquelético son pérdida de músculo o debilidad (miopatía), dolor muscular (mialgia) y dolor articular (artralgia) . Muchos de los medicamentos contra el VIH pueden causar estos efectos secundarios. Se ha demostrado que el uso prolongado de AZT produce en algunas personas, pérdida de masa muscular.

Tratamientos posibles: los dolores de articulaciones y musculares pueden tratarse con anti inflamatorios no esteroides (NSAIDS) y con otros calmantes comunes como Tylenol. A pesar de que se sabe muy poco acerca de cómo invertir la miopatía, algunos médicos recetan hormonas de tipo esteroides anabólicos y la hormona del crecimiento humano para prevenir la destrucción muscular adicional. Se han visto resultados positivos con el uso de L-carnitina y coenzima Q10.

Efectos Secundarios en la Médula Ósea

Varios medicamentos usados para tratar el VIH, especialmente los análogos de nucleósidos, pueden afectar la forma en que la médula ósea produce nuevas células sanguíneas. La médula ósea produce células importantes como los glóbulos blancos (leucocitos), los glóbulos rojos (eritrocitos) y las plaquetas. La disminución de glóbulos blancos (leucopenia) puede demorar la respuesta del sistema inmunológico contra bacterias y otras infecciones. La anemia (disminución de glóbulos rojos) puede interferir con el transporte de oxígeno en el cuerpo y provocar fatiga. La disminución de plaquetas (trombocitopenia) puede ser también problemática, ya que estas células son las responsables de detener hemorragias.

Tratamientos posibles: en la mayoría de los casos, la mejor solución es cambiar o dejar de tomar el medicamento causante del problema. Sin embargo, esta alternativa no siempre es realista, especialmente en personas que no tienen otras opciones de tratamiento o que necesitan medicamentos altamente tóxicos como la quimioterapia para el cáncer. El medicamento Neupogen (factor estimulante de colonias de granulositos) se usa para tratar la leucopenia. El medicamento Procrit y Epogen se utilizan para tratar la anemia y pueden reducir la necesidad de transfusiones de sangre.

Algunos informes sugieren que los tratamientos complementarios con astrágalos, jengibre siberiano, Marrow Plus, dong quai, bai shao y chuan xiong, producen efectos positivos en la producción de células vitales de la médula.

Efectos Secundarios Metabólicos

Los efectos secundarios metabólicos se definen como alteraciones en la forma en que el cuerpo utiliza a nutrientes vitales como el azúcar, las grasas y las proteínas. En los últimos años, muchas personas que conviven con el VIH (particularmente las que toman inhibidores de la proteasa) han experimentado aumentos en los niveles de azúcar (glucosa), insulina y grasas (lípidos y colesterol) en la sangre. Estas personas tienen un mayor riesgo de desarrollar diabetes, enfermedades del corazón, problemas pancreáticos y posiblemente infartos. Estos efectos secundarios aparecen generalmente junto con la lipodistrofia, definida libremente como la redistribución de grasa en el cuerpo (ver la sección "En todo el cuerpo").

Tratamientos posibles: para prevenir estos efectos secundarios, se aconseja a las personas VIH positivas y a sus médicos que vigilen los resultados de los análisis de sangre cuidadosamente. Hasta el momento no hay ningún tratamiento definitivo para los efectos secundarios metabólicos pero medicamentos que disminuyen los niveles de lípidos (estatinas) son usados con frecuencia para ayudar a disminuir los niveles de colesterol. Sólo una de las estatinas, Pravachol (pravastatin) puede combinarse sin riesgo con los inhibidores de la proteasa. Otro medicamento llamado Lipitor (atorvastatin) puede combinarse si se utiliza en dosis reducidas. Un tercer medicamento del grupo de los estatinas, Zocor (sinvastatin), no debe combinarse con un inhibidor de la protease ni con un INNTR. Otros medicamentos que reducen los niveles de colesterol son Mevacor (lovastatin) y Lescol (fluvastatin). No se sabe aun si estos medicamentos pueden ser combinados con los inhibidores de la proteasa o los INNTR sin producir problemas.

Algunas personas usan suplementos de ajo en altas dosis para tratar de reducir el colesterol. Estudios recientes demuestran que tomar suplementos de ajo en forma rutinaria puede disminuir el nivel sanguíneo de Fortovase y posiblemente de otros inhibidores de la proteasa y de otros INNTR. Niveles bajos de estos medicamentos anti VIH pueden conducir al desarrollo de resistencia y por lo tanto hay que ser muy cuidadosos.

Los aumentos de los niveles de insulina y glucosa son signos de diabetes. Para su tratamiento se utilizan medicamentos anti-diabéticos. Dos de los más comunes son Avandia (rosiglitazone) y Glucophage (metformin). Avandia prepara a las células para hacer mejor uso del exceso de insulina y glucosa en la sangre, mientras que Glucophage reduce la cantidad de glucosa producida por el hígado. Existe evidencia de que estos medicamentos pueden reducir los niveles de lípidos en la sangre y también podrían disminuir el exceso de grasa en el cuerpo causado por la lipodistrofia.

Otra opción es la de cambiar de medicamentos contra el VIH. Pese a que no se sabe si estos problemas metabólicos son causados por los inhibidores de la proteasa, algunos estudios demuestran que los INNTR tienen menos posibilidades de aumentar los niveles de los lípidos y glucosa e insulina, que los IP. Por lo tanto, la sustitución de un IP por un INNTR (o en algunos casos por el nucleósido análogo Ziagen) puede mantener dichos niveles bajo control.

Consideraciones Especiales Para Mujeres Embarazadas

Tomar decisiones referentes al tratamiento puede ser una tarea difícil para las mujeres VIH positivas embarazadas. Aunque las embarazadas VIH positivas tienen acceso al mismo tratamiento de combinación triple de medicamentos que cualquier otra persona, todavía no se sabe qué medicamentos o combinación funciona mejor durante el embarazo.

Solo algunos medicamentos anti VIH han sido estudiados en mujeres VIH positivas y embarazadas. El Retrovir (AZT) ha sido estudiado ampliamente, seguido por Viramune (nevirapine). Sabemos que AZT es seguro para ellas y que normalmente no causa efectos secundarios a largo plazo en los bebés.

Las mujeres pueden considerar retrasar el inicio del tratamiento o detenerlo temporalmente durante las primeras 14 semanas (1er trimestre) de embarazo ya que el desarrollo del feto es más sensible durante este período de tiempo.

Se ha demostrado que Viramune, Epivir (3TC) y Videx (ddI) son seguros para las embarazadas y sus bebés en desarrollo. A pesar de que Videx es seguro, quizás no sea el mejor medicamento para utilizar durante el embarazo, ya que muy poca cantidad del mismo llega al bebé en desarrollo. Si se utiliza Videx, no debe ser combinado con Zerit (d4T). Algunos estudios han demostrado que las mujeres embarazadas que son VIH positivas y que usan estos dos medicamentos corren un riesgo mayor de desarrollar acidosis láctica, una complicación seria que puede causar enfermedades y en algunos casos hasta la muerte.

Se han observado efectos secundarios graves en animales causados por el INNTR Sustiva (efavirenz). A pesar de que existen informes de mujeres VIH positivas que han usado Sustiva durante el embarazo y han dado a luz bebés sanos, probablemente sea mejor evitar este medicamento si está embarazada o tratando de concebir. Altas dosis de Ziagen y Rescriptor han causado toxicidad a fetos en desarrollo de animales pequeños (ratas y conejos) y toxicidades similares fueron observadas en fetos de animales de laboratorio que recibieron pequeñas dosis del inhibidor de la proteasa Agenerase. Es preferible evitar estos medicamentos durante el embarazo.

No se sabe qué tipo de efectos secundarios pueden causar los otros inhibidores de la proteasa en las mujeres o en los bebés. Un estudio conducido en Suiza demostró que las mujeres que tomaron una combinación de inhibidores de la proteasa con dos nucleósidos análogos tenían mayores probabilidades de dar a luz a un bebé prematuro (que nace antes de tiempo). Sin embargo los investigadores continúan analizando si la culpa fue de los inhibidores de la proteasa, ya que un estudio de mujeres tratadas en los Estados Unidos no encontró ninguna relación entre bebés prematuros y este tipo de medicamentos.

Debido a que los inhibidores de la proteasa pueden provocar diabetes, quizás también causen diabetes gestacional, una condición relacionada con el embarazo que puede afectar a algunas mujeres independientemente de que estén infectadas o no con el VIH (vea "Efectos Secundarios Metabólicos") Esto no quiere decir que las mujeres embarazadas que son VIH positivas deban evitar los inhibidores de la proteasa, sólo significa que deben vigilar, en colaboración con su doctor, sus niveles de glucosa e insulina cuidadosamente.




  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

This article was provided by AIDS Community Research Initiative of America. Visit ACRIA's website to find out more about their activities, publications and services.
 

Tools
 

Advertisement