Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource
Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Como Comprender Sus Resultados del Laboratorio

2004

Análisis del Panel Químico (Blood Chemistry Tests)

Al igual que con el recuento completo de células sanguíneas, los proveedores de atención médica ordenan regularmente un análisis del panel químico para controlar su salud. El análisis del panel químico mide algunas de las sustancias químicas que el cuerpo produce y que son necesarias para el correcto funcionamiento del mismo. Los resultados anormales de los análisis del panel químico no significan que la enfermedad del VIH esté progresando, sino que pueden significar que otra enfermedad esté presente en el cuerpo o que un medicamento específico esté causando efectos secundarios.

El panel químico puede incluir docenas de diferentes análisis, pero en general mide de 6 a 24 sustancias químicas. A continuación se explica lo que significan algunos de los niveles de sustancias químicas más importantes en las personas que viven con el VIH:

Análisis de las enzimas del hígado: ALT (SGPT) y AST (SGOT) son dos enzimas importantes producidas por el hígado. Los niveles de estas enzimas en la sangre pueden variar considerablemente; el nivel normal de ALT es entre 5 y 60 unidades internacionales por litro (IU/L), y el nivel normal de AST es entre 5 y 43 unidades internacionales por litro. Algunas enfermedades del hígado (tales como la hepatitis o los tumores en el hígado) y el consumo excesivo de alcohol pueden hacer que los niveles de estas enzimas se eleven.

Otros análisis del hígado a los que se debe prestar atención son el de fosfatasa alcalina (alkaline phosphatase), el de gama GT (GGT o GGTP, por sus siglas en inglés), LDH, albúmina (albumin) y bilirrubina (bilirubin). Es importante que todo individuo que toma antirretrovirales y otros medicamentos (especialmente aquellos que se procesan en el hígado, como los inhibidores de la proteasa), revise sus análisis de la función del hígado cuidadosamente. El inhibidor de la proteasa Crixivan (indinavir) y Reyataz (atazanavir) por ejemplo, pueden causar elevaciones de la bilirrubina, las que pueden resultar en ictericia (coloración amarillenta de la piel y de la parte blanca de los ojos), pero si los niveles no aumentan demasiado, generalmente no causan ningún daño.

Advertisement
Análisis de la función de los riñones: La urea (BUN, por sus siglas en inglés) y la creatinina (creatinine), son valores importantes en la sangre asociados con la salud de los riñones, que siempre aparecen en el análisis del panel químico. Los niveles normales de urea en la sangre deben estar entre 8 y 23 miligramos por decilitro de sangre (mg/dL); los niveles normales de creatinina deben estar en 0.7 y 1.3 miligramos por decilitro de sangre. Es importante tener en cuenta estos análisis en las personas que toman medicamentos que pueden afectar los riñones, tales como Foscavir (foscarnet) y Vistide (cidofovir) para el tratamiento del citomegalovirus (CMV) y Viread (tenofovir) para el tratamiento anti-VIH. Otros análisis importantes para controlar la función de los riñones son los de fosfato (phosphate) y bicarbonato o dióxido de carbono (bicarbonate o carbon dioxide).

Exámenes pancreáticos: La amilasa (amylase) es una enzima producida por el páncreas, que ayuda en la digestión de los hidratos de carbono. La elevación de esta enzima es un indicador importante de enfermedad pancreática (pancreatitis). La pancreatitis, si no se trata apropiadamente, puede causar serios problemas de salud, llegando a provocar la muerte. Medicamentos tales como Videx/Videx EC (ddI) pueden causar pancreatitis, la cual puede ser reversible una vez que se suspende el medicamento. La amilasa también se encuentra en la saliva, los niveles elevados de amilasa en la sangre muchas veces se deben a una pérdida o filtración desde las glándulas salivares. Se pueden hacer otros análisis para poder distinguir entre estas diferentes fuentes de amilasa.

Electrolitos (Electrolytes): El sodio (sodium), el potasio (potassium) y el cloro (chloride) son electrolitos. Los electrolitos juegan un papel crucial en el funcionamiento de las células y en la actividad eléctrica del corazón. Los niveles de sodio deben estar entre 136 y 144 miliequivalentes por litro de sangre (mEq/L), el del potasio debe estar entre 3,6 y 5,1 miliequivalentes por litro de sangre, y el del cloro debe estar entre 99 y 108 miliequivalentes por litro de sangre. Un individuo que vive con el VIH y que padece diarrea o vómitos graves, a menudo puede tener niveles anormales de electrolitos. En general, las personas con un desequilibrio en los electrolitos deben recibir atención médica.

Valores nutricionales: Los alimentos, sin importar cuáles sean, se transforman en glucosa (azúcares), proteínas, o grasas una vez que entran en la corriente sanguínea. Es necesario que exista un balance entre ellos, para satisfacer las necesidades de energía del cuerpo y para que las células, los tejidos y los órganos funcionen adecuadamente.

La albúmina es una de las principales proteínas que fabrica el hígado y su nivel en la sangre refleja no solo el consumo de proteínas a través de la dieta, sino la capacidad del hígado para fabricarlas. Los niveles normales de proteína son de 4 a 5 g/dL y pueden estar bajos en personas enfermas. Los niveles totales de proteína varían de 6, 6 a 8, 3 g/dL y generalmente están elevados en las personas que viven con el VIH debido a la producción anormal de anticuerpos.

Los niveles normales de glucosa deben estar entre 65 y 125 miligramos por decilitro de sangre (mg/dL). Para que los resultados de los análisis de laboratorio sean más exactos, es conveniente analizar los niveles de glucosa antes de tomar la primera comida del día (esto se conoce como nivel de glucosa en ayunas). En ocasiones, un proveedor de atención médica puede ordenar un análisis de glucosa post-prandial: éste mide el nivel de glucosa en la sangre, dos horas después de consumir una comida completa con alto contenido de azúcar. Un nivel alto y anormal de glucosa, especialmente de glucosa en ayunas, puede ser un signo de diabetes. Además de realizar cambios en la dieta, para controlar los niveles altos y anormales de glucosa se pueden usar medicamentos como Glucophage (metformin), los "glitazones" como Avandia (rosiglitazone) y Actos (pioglitazone), o insulina.

El nivel normal de los triglicéridos debe estar entre 50 y 200 miligramos por decilitro de sangre. Al igual que con la glucosa, es mejor medir los niveles de triglicéridos a primera hora de la mañana, antes de la primera comida del día. Los niveles altos de triglicéridos se asocian con pancreatitis y posiblemente, con enfermedad cardíaca. La pancreatitis es un problema preocupante si los niveles de los triglicéridos llegan a los miles de mg/dL. No está muy claro si los niveles de triglicéridos moderadamente elevados (niveles en los cientos de mg/dL) representan algún tipo de riesgo para la salud. Para disminuir los niveles elevados de los triglicéridos se pueden usar derivados del ácido fíbrico (fibratos), incluyendo TriCor (fenofibrate) y Lopid (gemfibrizol). TriCor tiene menos posibilidades de interactuar con los medicamentos anti-VIH que Lopid.

El colesterol es otro tipo de grasa que normalmente se mide en la sangre. Los tres resultados más importantes de un análisis de colesterol son: el colesterol total, el colesterol LDL y el colesterol HDL. El colesterol total es la cantidad total de colesterol en la sangre e incluye al colesterol LDL y al HDL. Se prefiere que el nivel de colesterol total esté por debajo de los 200 miligramos por decilitro (mg/dL) de sangre. El colesterol LDL representa el nivel de colesterol "malo" en la sangre. El nivel óptimo de colesterol LDL debe ser menor que 100 mg/dL (cuanto más bajo, mejor). Un nivel de colesterol LDL por encima de 160 mg/dL se considera alto y aumenta el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular. El colesterol HDL representa el nivel de colesterol "bueno" en la sangre. El nivel normal de colesterol HDL es de 40 a 50 mg/dL. Un nivel de colesterol HDL menor que 40 mg/dL puede aumentar el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular debido a que no existe suficiente colesterol bueno para eliminar el bloqueo arterial causado por el colesterol LDL. Mantener niveles más altos que los normales de colesterol HDL (niveles por encima de 60 mg/dL), puede reducir el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.

Anterior | Siguiente
Contenido




  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

This article was provided by AIDS Community Research Initiative of America. Visit ACRIA's website to find out more about their activities, publications and services.
 

Tools
 

Advertisement