Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource
Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol
Read Now: TheBodyPRO.com Covers AIDS 2014
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Asuntos de Tratamiento Para las Mujeres

2002

Infecciones del Aparato Genital

La vagina, el cuello uterino, los ovarios, el útero y las trompas de Falopio forman parte de su aparato genital. La mayor parte de las infecciones genitales comienzan en la vagina y pueden ser tratadas fácilmente. Muchas, pero no todas, son infecciones de transmisión sexual como por ejemplo la clamidia, la gonorrea, la tricomoniasis, el virus papiloma humano, los herpes y la sífilis.

Si no son tratadas, las infecciones vaginales simples pueden ascender de la vagina al cuello uterino y causar inflamación (cervicitis), anormalidades celulares (displasia) o ambas cosas. Debido a que estas condiciones son más comunes en mujeres positivas, es importante el diagnóstico y el tratamiento inmediato ante la aparición de cualquier síntoma que presente. Las infecciones no tratadas también pueden diseminarse en el aparato genital y llegar al útero, a los ovarios y a las trompas de Falopio. En estos casos pueden causar dolor, inflamación y complicaciones en el aparato reproductivo.

El EIP (enfermedad inflamatoria de la pelvis) es un término que se refiere a la inflamación en la parte superior del aparato genital. La mayoría de los casos comienzan con infecciones fáciles de tratar como clamidia o bacteria vaginosis. A pesar de que no es más común en mujeres positivas, la EIP puede atentar seriamente contra su salud. El mejor método de prevenir la EIP es hacerse exámenes ginecológicos regularmente cada seis meses, y más a menudo si presenta algún síntoma como: dolor estomacal continuo o de la cintura, menstruaciones irregulares, hemorragias anormales, sensibilidad cervical (durante un examen o relaciones sexuales), dolor al orinar, flujo vaginal anormal o fiebre.

Advertisement
Aún si no tiene síntomas, asegúrese de hacerse exámenes ginecológicos regulares y exhaustivos:

  • Si es sexualmente activa, al menos una vez al año debe hacerse un examen pélvico, un hisopado cervical (diferente a una prueba de Papanicolaou) para diagnosticar clamidia, gonorrea y otras infecciones comunes, y un análisis de sangre para diagnosticar sífilis.
  • Una muestra del interior de la vagina puede identificar la presencia de hongos o bacterias y también puede medir el nivel del pH vaginal.
  • La prueba de Papanicolaou sólo analiza la presencia de anormalidades cervicales. Si usted tiene problemas en otras partes del aparato genital, quizás deba hacerse análisis de sangre, cultivos, examen pélvico, sonograma y una colposcopía o biopsia para diagnosticar el problema.
  • Si tiene VPH, verrugas vaginales o ha tenido relaciones sexuales anales, es importante que se haga:

    • Una prueba de Papanicolaou cada seis meses (más seguido si los resultados muestran anormalidades)
    • Un examen de recto (ano) para determinar si existen verrugas anales
    • Una prueba de Papanicolaou anal para determinar si hay anormalidades anales.
  • Si nunca ha tenido hepatitis A o B y nunca se ha vacunado contra ellas, pídale a su doctor que le aplique las vacunas, ya que puede ayudar a prevenir la infección con dichos virus.





  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

This article was provided by AIDS Community Research Initiative of America. Visit ACRIA's website to find out more about their activities, publications and services.
 

Tools
 

Advertisement