Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource
Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol
Read Now: Expert Opinions on HIV Cure Research
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Asuntos de Tratamiento Para las Mujeres

2002

El VPH y la Displasia Cervical

El VPH (virus papiloma humano) causa la infección de transmisión sexual más común. La mayoría de las mujeres tiene al menos un tipo de VPH durante su vida, pero muy pocas lo sabemos. Existen más de 100 clases diferentes y es posible tener más de una al mismo tiempo. Algunas clases de VPH causan verrugas en la piel o en el área genital. Otras infectan células del cuello uterino, de la vagina o del conducto anal; donde no son visibles, pero pueden causar lesiones que se desarrollen. Las lesiones son zonas de tejido anormal. Si no son tratadas, pueden ocasionar anormalidades invasoras en el cuello del útero (displasia), en el ano y en el aparato genital y algunas mujeres pueden llegar a desarrollar cáncer.

Además de infectarse con el VPH en mayor grado, las mujeres VIH positivas con VPH son más propensas a tener:

  • Infección crónica con el VPH
  • Infección con las clases de VPH que tienen más posibilidades de causar cáncer
  • VPH en el cuello uterino y en el ano
  • Varias clases de VPH al mismo tiempo
  • Reactivación de infecciones por el VPH que parecían estar controladas. ·

Cualquiera de estos factores facilita el desarrollo de anormalidades cervicales y anales. La supresión inmunitaria causada por el VIH también juega un papel importante. Cuanto más bajo sea el recuento de células CD4 y más alta la carga viral, corremos un mayor riesgo de desarrollar lesiones relacionadas al VPH, incluso lesiones de alto grado en el cuello uterino y en el ano.

Advertisement
El fumar y las infecciones de transmisión sexual no tratadas, particularmente la clamidia, pueden hacer que su cuello uterino sea más vulnerable al daño producido por el VPH y otras infecciones. Lo mismo ocurre cuando hay niveles bajos de ciertos nutrientes como beta caroteno, ácido fólico y las vitaminas A y C. No se sabe aún si tomar suplementos ayuda, pero si tiene VPH no sería mala idea mantener normales los niveles de esos nutrientes, ya sea a través de los alimentos o del consumo de multivitaminas.

Pruebas de Detección

La prueba de Papanicolaou es el primer paso en el control de células anormales en el cuello uterino y en el ano. Las pruebas de Papanicolaou recogen células escamosas, de la zona de transición que va del cuello uterino al ano, el área que más frecuentemente está infectada con el VPH. Las pruebas de Papanicolaou pueden detectar inflamación y en la mayoría de los casos, predecir anormalidades cervicales o anales.

En las mujeres VIH negativas, la prueba de Papanicolaou anual es suficiente para detectar cualquier cambio que pudo haber ocurrido desde el último examen. Esto no es así cuando existe VIH. Como mujer positiva, es importante evaluar su riesgo individual de displasia anal y cervical y hacerse revisaciones más frecuentes. La frecuencia depende de varios factores como los resultados de exámenes anteriores o si ha recibido tratamiento por verrugas vaginales u otras anormalidades. Si su recuento de células CD4 es menor de 300 o ha disminuido, hágase pruebas de Papanicolaou cada 6 meses. Si es VIH positiva, y una prueba de Papanicolaou muestra células anormales, se debe profundizar la evaluación con una colposcopía.

La colposcopía es un examen del cuello uterino que usa un microscopio de baja resolución para observar el tejido más de cerca. Este procedimiento permite que su doctor vea su cuello uterino (o ano) e identifique cualquier área de tejido anormal. Las lesiones, verrugas e inflamación son generalmente visibles durante una colposcopía. Sin embargo, es difícil diferenciar entre una lesión de bajo grado y una de alto grado. Es por eso que en ocasiones, si se observan lesiones durante una colposcopía hay que hacer una biopsia.

La biopsia es un procedimiento que toma una muestra de tejido del área del cuello uterino. Es el método más fiable para diferenciar entre una lesión leve y aquellas que pueden convertirse en cáncer. Prepárese, una biopsia puede resultar incómoda e incluso dolorosa, y en algunas mujeres puede provocar hemorragias leves. Pregúntele al doctor cómo aliviar el dolor antes de que comience el procedimiento.

Muchas mujeres positivas se hacen más de una biopsia, ya sea durante el diagnóstico o como parte del seguimiento médico. Es comprensible que esto le quite las ganas de regresar a la consulta médica. Pero es importante estar involucradas en nuestro cuidado médico y opinar sobre las decisiones de tratamiento que nos afectan. Si se siente resentida, enojada o con miedo, dígaselo a su ginecólogo. Recuerde que su ginecólogo quiere que esté sana. Cuanto más sepa él o ella acerca de cómo se siente usted, mejor podrá atenderla.

¿Qué Significan los Resultados?

Si ha tenido un resultado anormal en la prueba de Papanicolaou, quizás reconozca los términos CIN, LSIL o displasia. Estas palabras provienen de diferentes sistemas usados para clasificar las anormalidades cervicales y anales. La mayoría de los laboratorios utiliza el sistema Bethesda para reportar resultados de la prueba de Papanicolaou. El sistema Bethesda incluye información sobre la exactitud del resultado de la muestra para la prueba de Papanicolaou y divide a las anormalidades en las siguientes categorías:

  • Negativo para lesiones escamosas intraepiteliales (SIL en inglés) o displasia.
    No hay cambios en la forma o tamaño de las células.
  • ASCUS (células escamosas atípicas de importancia indeterminada) o ASC-H (células escamosas atípicas, no se puede descartar que haya lesiones de alto grado o HSIL)
    ASCUS y ASC-H son células que no pueden ser clasificadas como completamente normales o anormales. ASCUS puede indicar que tiene una inflamación en el cuello del útero. ASC-H es una categoría nueva que fue agregada en mayo de 2002. Si usted obtiene alguno de estos resultados, debería hacerse una colposcopía para descartar la posibilidad de que tenga anormalidades de alto grado.
  • LSIL (lesión escamosa intraepitelial de bajo grado)
    Intraepitelial significa que las células anormales solo están presentes en la capa superficial del cuello uterino. LSIL se considera como una anormalidad leve, pero debe ser vigilada cuidadosamente. Hasta ahora el tratamiento en mujeres positivas con LSIL no se considera una práctica estándar.
  • HSIL (lesión escamosa intraepitelial de alto grado)
    HSIL es una anormalidad más severa, con mayores posibilidades de que se convierta en cáncer. Cualquier lesión de alto grado en su cuello uterino, vagina o ano requiere tratamiento.

La displasia es solo otra manera de describir las anormalidades anales y cervicales relacionadas con el VPH. Displasia significa que las células son diferentes a las normales en cuanto a tamaño, forma y apariencia. El bajo grado se refiere a los cambios tempranos en tamaño y forma, mientras que alto grado indica anormalidades más severas (en ocasiones pre-cancerígenas).

Guías Para Control y Tratamiento de las Mujeres VIH Positivas

Las medidas estándar de control preventivo para mujeres positivas difieren un poco de aquellas para mujeres VIH negativas. Existen varios grupos de recomendaciones para el control de mujeres positivas y controversias en cuanto al cuidado médico estándar. Las recomendaciones para mujeres VIH positivas son más agresivas, instándolas a hacerse pruebas de Papanicolaou con mayor frecuencia y colposcopías (con biopsias posiblemente) siempre que se encuentren lesiones ASCUS o cualquier otra anormalidad. La tabla siguiente fue adaptada del sistema Bethesda y resume algunas de las diferentes recomendaciones de control para mujeres VIH positivas.

Si la prueba de Papanicolaou indica: Entonces:
Negativo Hacer una prueba de Papanicolaou en 6 ó 12 meses
ASCUS o ASC-H Colposcopía investigativa, tratar cualquier inflamación y seguimiento con una prueba de Papanicolaou en 3 a 8 meses
LSIL Colposcopía y biopsia, repetir la prueba de Papanicolaou en 3 a 8 meses
HSIL Colposcopía y biopsia para determinar el grado de las lesiones, seguido de tratamiento y repetir la prueba de Papanicolaou en 4 a 6 meses
Carcinoma in Situ (condición pre-cancerígena o cáncer invasor) Tratamiento inmediato, seguimiento frecuente con pruebas de Papanicolaou y colposcopías para prevenir reapariciones

Opciones de Tratamiento Para la Displasia

Para aquellas de nosotras con VPH, no existe una simple pastilla o tratamiento que prevenga el desarrollo de verrugas o de anormalidades cervicales o anales. Por eso es importante el control cuidadoso y regular para identificar cambios en el cuello uterino y el ano, así como tratar cualquier anormalidad de alto grado, de manera que no se convierta en cáncer.

El tratamiento para VPH puede consistir en remover verrugas genitales, destruir lesiones o extirpar tejido anormal. Las verrugas genitales pueden ser tratadas con soluciones tópicas o con rayos láser, congelándolas o quemándolas. La mayoría de los tratamientos para la displasia tienen como objetivo destruir el tejido anormal de manera que no progrese al cáncer. Las opciones de tratamiento incluyen:

  • LEEP: remueve tejido anormal con una argolla metálica.
  • Biopsia cónica: remueve un trozo de tejido del cuello uterino en forma cónica, por medio de rayos láser o de cirugía. Esto se practica bajo anestesia. Se usa para el tratamiento de la displasia de alto grado en mujeres positivas.
  • Electro cauterización (quemarlas).
  • Soluciones tópicas. ·

Existen desafíos adicionales para tratar irregularidades cervicales o anales en mujeres positivas:

  • Muchas mujeres no responden bien al tratamiento estándar para HSIL.
  • Algunas de nosotras necesitamos tratamientos múltiples y con diferentes métodos.
  • El tratamiento de HSIL solo trata de controlar al VPH, no previene reapariciones.
  • El tratamiento de LSIL tiene poco éxito.
  • La displasia anal, cervical y el cáncer son más comunes entre mujeres positivas.

Las displasias anal y cervical pueden volver a aparecer después del tratamiento. Las recurrencias pueden ser más factibles si usted tiene una carga viral alta. No se sabe aún si el uso de antirretrovirales retrasa el avance de la enfermedad cervical. Incluso cuando el sistema inmunitario ha sido parcialmente reestablecido por el tratamiento anti VIH, la displasia anal y cervical pueden convertirse en cáncer. La mejor manera de asegurarse de que cualquier problema sea detectado y tratado lo antes posible es mediante una vigilancia regular y cuidadosa.





  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

This article was provided by AIDS Community Research Initiative of America. Visit ACRIA's website to find out more about their activities, publications and services.
 

Tools
 

Advertisement