Print this page    •   Back to Web version of article

Consideraciones Especiales
Parte de Medicamentos Contra el VIH: Cuándo Comenzar y Qué Tomar

Noviembre de 2005

El Tratamiento del VIH y las Mujeres

Consideraciones Especiales
El hecho más significativo que separa a las mujeres VIH positivas de los hombres VIH positivos, es que más del 60 por ciento de ellas cuidan por lo menos a un niño menor de 16 años. Estas mujeres, por lo general, tienen que velar primero por sus hijos, por lo que a menudo tienen más dificultad en llegar a las citas con el doctor, y en tomar sus medicinas como fueron recetadas.

Por eso es vital que las mujeres, tengan acceso no sólo a los servicios que ofrece un experto del VIH, sino también a un trabajador social o un manejador de casos, y a servicios especializados de ginecología y obstetricia. Si usted es una mujer VIH positiva, pregunte a su médico acerca de cómo obtener servicios de cuidado infantil y comente cualquier problema que tenga al tomar los medicamentos. Desafortunadamente, no se han hecho muchos estudios enfocados al tratamiento del VIH en mujeres. No obstante, los médicos saben que muchas mujeres con VIH experimentan cambios en los períodos menstruales, casos más severos de problemas ginecológicos y disminución del interés sexual. Si usted nota cualquiera de estos cambios, hable con su médico.

Finalmente, muchas mujeres con VIH se sienten aisladas. ¿Quiere contactar a otras personas? Llame a la organización de lucha contra el SIDA de su localidad para obtener el apoyo que necesita.


El Tratamiento del VIH y Embarazo

Muchas mujeres VIH positivas desean tener niños. Lo bueno es que las investigaciones han demostrado que el embarazo no hará avanzar más rápido al VIH en una mujer que está generalmente bien de salud. Lo malo es que no hay una forma garantizada de prevenir que la mujer embarazada transmita el VIH a su bebé. Si una mujer VIH positiva no está siguiendo ningún tratamiento contra el VIH, existe una posibilidad del 20 por ciento que su bebé recién nacido se infecte. No obstante, las mujeres pueden reducir ese riesgo a un 1 por ciento o menos con el uso de las medicinas contra el VIH y ciertas precauciones. Ya que el VIH está presente en la leche materna, las madres VIH positivas no deben amamantar a sus bebés.

Muchas medicinas contra el VIH parecen ser seguras para las embarazadas. Sin embargo, para evitar posibles defectos de nacimiento, las mujeres que están o que piensan quedar embarazadas, no deben tomar Sustiva. Es mejor atenderse con un obstetra que tenga experiencia en el tratamiento de alguien que es VIH positivo.


El Tratamiento del VIH Para Personas con Hepatitis

Muchas personas que viven con el VIH también tienen hepatitis B o C. La hepatitis B o C puede avanzar más rápido en personas con VIH, o el VIH puede ser peor en alguien que tiene hepatitis. Las investigaciones sobre este tema todavía continúan. Lo cierto es que cuanto más alto sea el conteo de CD4, probablemente mejor será la respuesta al tratamiento de la hepatitis. Algunos medicamentos contra el VIH -- Viread y Epivir -- también sirven contra la hepatitis B. Lo mejor que se puede hacer, si tiene hepatitis B o C, es acudir a un especialista del hígado (un experto en enfermedades contagiosas, gastroenterólogo o hepatólogo) que también se especialice en la coinfección del VIH y la hepatitis.


Regresar | Siguiente
Contenido

Copyright © 2005 Body Health Resources Foundation.




This article was provided by Body Health Resources Foundation. It is a part of the publication Medicamentos Contra el VIH: Cuándo Comenzar y Qué Tomar -- Una Guía Para el Éxito. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art13998.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.