Print this page    •   Back to Web version of article

Primera Pregunta: ¿Cuál Clase de Medicamentos del VIH?
Parte de Medicamentos Contra el VIH: Cuándo Comenzar y Qué Tomar

Noviembre de 2005

Los médicos todavía no han descubierto una sola combinación de medicamentos contra el VIH que sea la mejor para todos. Cada combinación tiene sus ventajas y desventajas. Por desgracia, los investigadores no han comparado los centenares de combinaciones posibles de cada medicina. En cambio, por lo general tratan de comparar las combinaciones de clases de medicinas. Actualmente se investigan y recetan comúnmente cuatro combinaciones de clases para las personas que comienzan el tratamiento contra el VIH:

Se sabe que cada una de estas combinaciones es eficaz para tratar el VIH. ¿Cómo escoger una? Usted y su médico deben considerar cuatro elementos importantes: 1) si el régimen del tratamiento le permite elecciones a futuro (la "secuencia"), 2) qué potencia tiene la combinación, 3) cuánta experiencia han tenido los doctores e investigadores con ella, y 4) qué efectos secundarios puede causar. Otros factores importantes son el número de píldoras a tomar y su frecuencia (una o dos veces al día).


¿Medicamentos "Potenciados"?

Cualquier medicamento que aumenta la potencia de otro se puede llamar "potenciador" (booster). Un inhibidor de proteasa "potenciado" por lo general es potenciado con otro inhibidor de proteasa. Entre los inhibidores de proteasa, el Norvir es el más utilizado en pequeñas dosis como potenciador. De esta manera, se usa para aumentar la fuerza de varios medicamentos como Reyataz, Lexiva y Crixivan.


Conservar Sus Opciones Futuras (Secuencia)

Primera Pregunta: ¿Cuál Clase de Medicamentos del VIH?
Es lógico esperar que su primer régimen de tratamiento mantenga el VIH bajo control durante años. Sin embargo, a veces el primer tratamiento deja de funcionar. Por ello, una de las cosas más importantes que usted y su médico deben considerar es la necesidad de planificar la "secuencia" de sus medicamentos, es decir, elegir un primer régimen que le deje suficientes opciones para seguir regímenes subsecuentes en caso que el primero falle.

La razón más común por la cual una combinación deja de funcionar es la "resistencia". Esto significa que el virus del VIH en su cuerpo se ha adaptado a una o más de las medicinas que toma, y que por ello, dichas medicinas ya no sirven para evitar que el virus se multiplique.

La resistencia puede ocurrir por diversos motivos. Algunas personas, incluso, pueden ser infectadas con una variante del VIH que ya es resistente a ciertos medicamentos. (Los médicos pueden realizar una "prueba de resistencia" para determinar si éste es su caso). Normalmente, sin embargo, la resistencia ocurre después de haber iniciado el tratamiento y se desarrolla cuando no toma todas sus medicinas contra el VIH a la hora indicada por lo menos el 95 por ciento de las veces.

¿Cómo sabrá si su tratamiento ha fallado? Observe los resultados de su conteo de CD4 y de la prueba de carga viral. Si ha estado siempre tomando su tratamiento a la hora indicada, su carga viral debería bajar al menos un 90 por ciento dentro de los dos meses de empezar el tratamiento. Dentro de los seis meses, debería bajar hasta ser "indetectable" (menos de 50 copias/ml) y mantenerse así indefinidamente.

Si la carga viral no sigue más o menos este patrón, su tratamiento puede no estar funcionando bien. Asimismo, un descenso en el conteo de CD4 puede significar que el tratamiento no está funcionando. No obstante, puede haber otras razones detrás del descenso de su conteo de CD4, como un resfriado u otra enfermedad. Hable con su médico si está preocupado.

¿Qué tiene que ver todo esto con la planificación de la secuencia? Tal como explicamos en la página 8, existen cuatro clases de medicinas contra el VIH. Los medicamentos de cada clase funcionan de manera similar. Ello quiere decir que, si el virus se ha vuelto resistente a uno de sus medicamentos, puede volverse resistente a otros de la misma clase, incluso si nunca los ha tomado.

Por ejemplo, si su régimen incluye un NNRTI y éste falla, todos los demás NNRTIs habrán perdido la capacidad de combatir al virus que usted tiene. La situación es un poco menos definitiva con otros tipos de medicamentos contra el VIH. Cuando el virus se hace resistente a un NRTI o a un inhibidor de proteasa, no necesariamente se volverá resistente a todos ellos.

Ésta es la razón por la cual la secuencia es importante. Si su VIH se vuelve resistente a los primeros medicamentos que le recetaron, querrá tener la certeza de que le quedan suficientes opciones de medicamentos para atacar al virus.


Potencia

Ciertas combinaciones son más potentes que otras, y pueden usarse si tiene una carga viral muy alta, o un conteo de CD4 muy bajo. Estas combinaciones más potentes, según las últimas investigaciones, consisten en dos NRTIs, más un inhibidor de proteasa "potenciado" o un NNRTI. Estas combinaciones se han utilizado con éxito en personas con cargas virales mayores de 100,000 y con conteos de CD4 bajos. Se ha descubierto que los inhibidores de proteasa no potenciados y las combinaciones que consisten en sólo tres NRTIs, como el medicamento combinado Trizivir, son menos potentes.


Efectos Secundarios

Efectos Secundarios
Cada combinación de medicinas tiene sus ventajas y desventajas, y cada medicamento dentro de una combinación acarrea un riesgo de efectos secundarios. Por supuesto que no todos experimentarán estos efectos secundarios (enumerados en las tablas que verá "Medicamentos que se Toman Una y Dos Veces al Día"). Algunos, como las náuseas, el sarpullido o la fiebre, pueden aparecer poco después de empezar a tomar los medicamentos y sólo duran poco tiempo (generalmente unas semanas). Otros, como la fatiga o la pérdida de grasa, pueden tardar más en aparecer y durar mucho tiempo.

Algunos problemas de salud que las personas con VIH pueden experimentar son:

Pídale a su médico que le dé una lista completa de los efectos secundarios que cada medicamento anti-VIH puede causar. Por lo general, sólo un porcentaje pequeño de personas experimenta alguno de los efectos secundarios descritos aquí o en las tablas "Medicamentos que se Toman Una y Dos Veces al Día." Es imposible predecir cuál(es) efecto(s) secundario(s) usted experimentará o si tendrá problemas para controlarlos. Ciertos efectos secundarios son más fáciles de manejar que otros. Por fortuna, la mayoría de los efectos secundarios no duran más allá del primer o segundo mes después de comenzar una medicación.

Sea lo que sea, si siente cualquier cosa inusual -- ya sea que se mencione en este folleto o no -- asegúrese de avisar enseguida a su doctor o enfermera. Pero nunca deje de tomar sus medicinas, ni cambie la manera en que las está tomando, sin consultar primero con su médico.


Para los Efectos Secundarios y Demás, un Médico con Experiencia es lo Mejor
Para los Efectos Secundarios y Demás, un Médico con Experiencia es lo Mejor

¿Por qué es tan importante encontrar al especialista del VIH que tenga mayor experiencia? Debido a que la información sobre el VIH cambia muy rápido, un especialista experimentado estará en la mejor posición para aconsejarle a la hora de seleccionar el tratamiento correcto. Además, usted será monitoreado con mucho cuidado una vez que comience el tratamiento. Si tuviera efectos secundarios, un profesional con experiencia sabrá como ayudarle a manejarlos.

Lo mejor sería recurrir a un médico que trate a un mínimo de cinco pacientes VIH positivos y que tenga al menos unos años de experiencia. No se sorprenda si lo atiende una enfermera especializada o un asistente médico. Ellos proporcionan un excelente cuidado bajo la supervisión de un especialista del VIH.


Regresar | Siguiente
Contenido

Copyright © 2005 Body Health Resources Foundation.




This article was provided by Body Health Resources Foundation. It is a part of the publication Medicamentos Contra el VIH: Cuándo Comenzar y Qué Tomar -- Una Guía Para el Éxito. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art13995.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.