Print this page    •   Back to Web version of article

¿Qué Hay de Nuevo Con el VIH?

Por Deneen Robinson

Invierno de 2004

La ciencia del VIH continúa maravillándonos con un paisaje de nueva información en constante cambio que continúa poniéndonos a adivinar lo que sigue. La verdad es que el virus siempre nos va a retar. Nunca nos aburriremos. Siempre existirá algo nuevo que aprender o enseñar a otros. Nosotros sabemos que la terapia antiviral es efectiva en tratar la enfermedad del VIH. Sin embargo, mientras las personas bajo tratamiento para el VIH envejecen, sus opciones son más limitadas y la necesidad de traer nuevas drogas al mercado es extremadamente importante. Además, el acceso de las mujeres al cuidado apropiado, con especialistas que no solo comprendan al VIH, pero cuidado de salud para las mujeres es aun un problema. Necesitamos continuar colocando a las mujeres y minorías en tratamiento y en ensayos clínicos, en roles que no sean de víctimas.


Nuevos Tratamientos

Las recientemente aprobadas Lexiva, T-20, Emtriva y Reyataz nos han dado unas cuantas opciones más para las personas experimentadas con tratamiento. Desafortunadamente, debido al tiempo de la aprobación y el problema de resistencia al VIH, no existen suficientes drogas que nos provean un régimen completo de al menos tres drogas nuevas para las personas experimentadas en tratamiento. Mientras el tiempo continua y las personas experimentan múltiples resistencias, es aun más difícil encontrar compuestos que trabajen. Existe promesa para estas personas.

Tibotec-Virco, una compañía farmacéutica Bélgica recientemente adquirida por Johnson y Johnson, tiene dos drogas remarcables bajo desarrollo que están diseñadas para reunir esta necesidad. TMC-114 es un inhibidor de proteasa de segunda generación diseñado para ser activo en contra de mutaciones resistentes a proteasa. Data 'in vitro' (en un tubo de esayo) demuestra que TMC-114 tiene actividad potente en contra de ambas formas salvajes y resistentes del VIH. La droga ha demostrado mayor eficacia si se eleva con ritonavir. Aunque los ensayos han sido pequeños (50 personas), los resultados parecen ser prometedores y le han permitido al fabricante a moverse a la próxima etapa de desarrollo clínico. TMC-125 es un no-nucleósido inhibidor de transcriptasa reversa (NNRTI) también producido por Tibotec-Virco que ha demostrado in vitro que puede trabajar en la presencia de la mutación K103N. K103N es la mutación que cause que uno pierda la clase completa de NNRTIs. El futuro del tratamiento del VIH depende del desarrollo de nuevos compuestos que sean exitosos en la presencia de múltiples resistencias.


Super-infección

La super-infección se discutió en la Conferencia de la Sociedad Nacional del SIDA (IAS, por sus siglas en inglés) en el 2003 en Paris, con datos clínicos que comprueban su existencia. De acuerdo a información adicional presentada en IAS, nosotros tenemos personas positivas en puebras de VIH que no tiene opciones de tratamiento. Estas noticias tienen un número de implicaciones. Aquellos que sean positivos y no tengan opciones de tratamiento tienen que esperar por nuevos compuestos en la misma manera en que las personas esperaban por opciones durante los primeros años de AZT. Además significa que la esperanza de una vacuna es aun más elusiva debido a la dificultad de crear una vacuna que cubra a todas las mutaciones conocidas y las posibles mutaciones que puedan ocurrir en el futuro. Finalmente, mientras el número de personas que tengan la super-infección aumente, la mortalidad puede aumentar también.


Las Mujeres y el VIH

Ha existido una gran preocupación en cuanto al número de mujeres que prueban ser positivas para el VIH. Interesantemente, desde los principios de los 1980s, las mujeres han estado presentes entre el número de personas viviendo y muriendo de la enfermedad del VIH. La súbita fascinación con las mujeres aun debe traducirse a la participación equitativa de mujeres en ensayos clínicos, acceso a programas expandidos y a cuidado de salud. Al comienzo del 2003, Dr. Kathleen Squires presentó un artículo sobre la relación entre el VIH, género y tratamiento. Las mujeres aun son las últimas en ser tratadas y el número más bajo de participantes en ensayos clínicos. Interesantemente, ella señaló que las mujeres son tan capaces como los hombres en manejar la terapia antiviral.

Por años las mujeres han indicado que existen diferencias en cuanto a como las mujeres responden a los antivirales. En este documento, Dr. Squires indica que las mujeres experimentan mayores efectos secundarios a algunos de los antivirales usados actualmente. Para minimizar estos problemas las mujeres deben ser parte de los ensayos clínicos consistentemente. Además, los diferentes efectos secundarios que las mujeres están experimentando deben investigarse y los doctores y otros proveedores de salud deben estar conscientes de esta información. Estas diferencias deben implementarse en los planes de salud para las mujeres que están viviendo con VIH. Nosotros debemos parar de hablar del asunto. Si en realidad queremos hacer algo, debemos constantemente hacer el trabajo "extra" necesario para asegurar la participación de las mujeres en todos los aspectos del cuidado del VIH.

Esto significa asegurarse de que las voces de las mujeres se escuchen aunque no puedan comunicar su estatus. Además significa que dirigir las barreras al cuidado de salud proveyendo niñeras, estampillas de alimentos, transportación, etc. Finalmente, significa escuchar los asuntos que las mujeres han levantado y permitir que la voz de las mujeres sea más que las pocas ya aceptadas que hemos estado escuchando hasta este punto. Significa asegurar que la voz de las mujeres continúe creciendo hasta que exista una representación equitativa.

Para aquellos de nosotros que siempre hemos sido luchadores, significa compartir su "territorio" con alguien quien tenga tanto derecho de estar presente en la mesa como usted. Aún más importante, significa que los luchadores tomen responsabilidad de traer a alguien más, para que siempre exista una voz en la mesa que refleje las necesidades únicas de todas las poblaciones impactadas por el VIH.


Afro-Americanos y el VIH

Además de la constante 'hype' sobre las mujeres, estamos diciendo que los Afro-Americanos son la nueva "cara" del VIH. Esto disturba la mente. Los Afro-Americanos siempre han estado des-proporcionalmente impactados por el VIH. Siempre. Aquellos de nosotros que hemos estado presentes desde que la epidemia comenzó, sabemos cual ha sido el mito. "El VIH es una enfermedad de los hombres homosexuales blancos." En lugar de dispersar ese rumor, ese mito ha sido el catalista para la negación que ocurre en la comunidad Afro-Americana sobre su riesgo del VIH. Desafortunadamente, es muy difícil corregir algo tan enorme. Ahora lo que ha ocurrido desde que comenzamos a hablar sobre los Afro-Americanos ha sido una reducción en fondos, listas de espera para los Programas de Asistencia de Drogas para el SIDA, fondos insípidos de Ryan White y fondos limitados de farmacéuticas para las organizaciones comunitarias. Si lo observamos, no tiene sentido. ¿Qué estamos haciendo para lidiar con los problemas sociales que han causado esta nueva incidencia? ¿Qué vamos a hacer para este alto número de personas que van a necesitar acceso a cuidado? Aun más importante, ¿cómo lo vamos a pagar?

Lo único que las mujeres y los Afro-Americanos tienen en común son los recursos limitados para pagar por el alto costo médico y los medicamentos para el SIDA. Debido al gran número de personas des-privilegiadas en necesidad de servicios y la preocupación de la sociedad por estos grupos, ¿por qué estamos limitando el dinero para servicios en lugar de aumentarlo? Se ocurre la idea de que ahora la epidemia ha estado más asociada con la pobreza y otras enfermedades sociales, estamos tratándola como hemos tratado constantemente a los pobres en este país. Los tratamos sin respeto. Demostramos nuestra falta de respeto por este "nuevo" grupo de individuos infectados, asegurándonos de que no sean parte de la "cura." Siguiendo adelante, ¿por qué no tratamos de asegurar que estos grupos se incluyan en ensayos clínicos y aseguramos que tengan acceso equitativo al cuidado médico y tratamiento?

El dicho indica, "Mientras más cambien las cosas, más se quedan igual." Mientras el arsenal de medicamentos para tratar al VIH crezca, estamos aun perplejos sobre encontrar nuevas formas de tratar la enfermedad del VIH. Aunque los avances para comprender este virus han aumentado, aún tenemos que descubrir una manera efectiva de desarrollar una vacuna. Hemos aprendido que el VIH tiene la habilidad de cambiar su núcleo externo para eludir los anticuerpos. Hemos aprendido que el VIH se replica en proporciones tan rápidas que el cuerpo siempre está atrasado tratando de matar los virus creados recientemente.

Nosotros tenemos un número de nuevas formas de tratar al VIH en camino. El éxito del desarrollo de T-20 ha abierto la puerta para otros inhibidores de entrada. Existen un número de diferentes tipos de inhibidores de entrada que si son exitosos, nos proveerán más formas de suprimir al virus. La realidad de una cura aun está lejos. Mientras más aprendemos del VIH, más difícil parece encontrar una cura. Existen un número de compañías fabricando opciones de vacunas. Nuestra mayor esperanza para una vacuna está unos cuantos años en el futuro. Mientras, tendremos que trabajar en maneras de mantener a las personas saludables hasta que la cura o mejores opciones de tratamiento estén disponibles.


El huésped

El huésped para el VIH es muy complicado. Cada uno de nosotros somos únicos en cuanto a problemas y deficiencias clínicas. Estas diferencias dificultan el desarrollo de una fórmula simple para tratar la enfermedad del VIH. Los doctores están aprendiendo que el huésped es la clave de tratar la enfermedad del VIH exitosamente. Mientras le prestamos atención a factores del huésped tales como sus historiales familiares de enfermedades, riesgo de enfermedades cardiovasculares, diferencias culturales y en género, encontramos tratamientos más apropiados para la persona viviendo con VIH. Tenemos un número de ensayos que están explorando problemas del huésped como el monitoreo de drogas terapéuticas (MDT). Los ensayos de MDT están tratando de observar el impacto del supresión viral si las dosis de medicamentos se basan en los problemas únicos del huésped. Veremos lo que indican los resultados. Además mientras aprendemos más sobre la enfermedad del VIH, estamos incluyendo factores de huésped como una manera de medir el riesgo de una persona de desarrollar hiperlipidemia y altos niveles de glucosa en las personas que están viviendo con VIH.

Tal vez la realidad más nueva es que mientras más aprendemos, realizamos que tenemos que aprender aun más. La idea más importante es que tenemos que ser vigilantes en este lucha. El futuro de tratar la enfermedad del VIH es que todos nosotros continuemos luchando por nuevos tratamientos y mejor cuidado para aquellos que estén viviendo con VIH.

Deneen Robinson es una mujer Afro-Americana que ha trabajado en el campo de Educación del VIH por siete años. Ella ha estado viviendo con VIH por 11 años. Ella indica que, "Durante este tiempo, mi habilidad de obtener y entender información ha sido la herramienta más poderosa en mi lucha personal contra el VIH." Ella reside en Dallas, y es graduada del Instituto Afro-Americano del SIDA en Los Angeles. Luego de haber culminado su trabajo con el proyecto de la Guía de Medicamentos, aceptó una posición como Gerente de Relaciones de Abogacía con los Laboratorios Abbott.




This article was provided by Positively Aware. It is a part of the publication Positively Aware. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art1298.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.