Print this page    •   Back to Web version of article

Hispanos VIH Positivos y su Cumplimiento con el Tratamiento

Por Ledia Martínez

Verano 2004

Hispanos VIH Positivos y su Cumplimiento con el Tratamiento
La falta de adherencia o cumplimiento con el tratamiento ha sido documentada por años en diferentes tipos de enfermedades.

En varias enfermedades se considera que un tratamiento es efectivo si el paciente cumple con al menos un 80% del mismo. Lamentablemente, las personas VIH+ deben cumplir al menos un 95% para que el tratamiento sea efectivo. Cumplir con sólo un 80% puede llevar a que el tratamiento fracase (el número de células CD4 no aumenta y la carga viral no disminuye).

Otra consecuencia de la falta de cumplimiento con el tratamiento es la aparición de resistencia a los medicamentos. El paciente, al recibir menos cantidad de medicamento que la que corresponde, no se beneficia de sus efectos. La falta de cumplimiento también puede provocar que el paciente no se beneficie en el futuro, de medicamentos que pertenecen a la misma familia que los que toma en la actualidad (resistencia cruzada).

Hay varias razones por las que las personas VIH+ no cumplen con su tratamiento. Entre las razones más frecuentes se encuentran el olvido, la depresión, el uso de drogas y alcohol, y la falta de educación acerca de los medicamentos y de la importancia de la adherencia al tratamiento.

Hispanos VIH Positivos y su Cumplimiento con el Tratamiento
Barbara Aranda-Naranjo trabaja con pacientes VIH+ en una clínica en Texas y nos cuenta que "Los clientes están acostumbrados a ir a la Sala de Emergencias para recibir medicinas cuando se sienten mal. La idea de tomar medicamentos cuando se sienten relativamente bien es extraña para ellos. No entienden sobre la resistencia al medicamento o la necesidad de ver con frecuencia al médico. En México se pueden conseguir medicinas con el farmaceútico sin tener receta".

El problema de la resistencia a los medicamentos se agrava por la práctica de compartir las medicinas. Se ha visto en clínicas de la frontera con México que pacientes que reciben tratamiento en los Estados Unidos, comparten sus medicamentos con amigos o familiares que viven del otro lado de la frontera. Esto lo hacen para ayudar a sus seres queridos (debido al costo inaccesible de los medicamentos en México) pero no se dan cuenta de las graves consecuencias que esta práctica puede causar.

Antes de iniciar tratamiento, el médico debe asegurarse de que el paciente quiera que su tratamiento sea exitoso y que esté bien informado. La buena comunicación entre ambos es muy importante y lamentablemente a veces no existe debido a la falta de personal bilingúe en las clínicas. En ocasiones, los pacientes no hacen preguntas ni aclaran sus dudas por evitar pasar vergúenza.

Intervenciones que el médico puede utilizar para mejorar el cumplimiento con el tratamiento:

Hispanos VIH Positivos y su Cumplimiento con el Tratamiento

El mantener una comunicación buena y constante y comprender las necesidades personales y culturales que pueden afectar al paciente VIH+ es crucial para alcanzar el éxito con el tratamiento antirretroviral.

Ledia I. Martínez, M.D., M.P.H. es una oficial de proyectos con el gobierno federal de los Estados Unidos en el Departamento de Salud y Servicios Humanos, Administración de Recursos y Servicios de Salud, Agencia del VIH/SIDA. Tiene más de 12 años de experiencia trabajando para organizaciones estatales y de base comunitaria en el area de prevención, tratamiento y cuidado del VIH/SIDA.

Reimpreso por cortesía de www.PositiveWords.com

©2001 por Dallabrida & Associates.




This article was provided by Test Positive Aware Network en Español. It is a part of the publication Positively Aware. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/art1275.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.