Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App 
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol

Opinión

¿Somos Corderos o Leones? La Perspectiva de Quienes Trabajan con el VIH en Puerto Rico, por la Coalición Cero VIH Puerto Rico

5 de agosto de 2016

Read in English

Puerto Rico se encuentra entre la espada y la pared en relación a los servicios de salud, especialmente el VIH/SIDA.

Nos encontramos sumidos en una crisis económica que amenaza con desestabilizar la economía, el sistema de salud y las redes de proveedores de servicios clínicos y sociales. A finales de junio el Congreso aprobó y el presidente firmó la Ley para la Supervisión, Administración y Estabilidad Económica de Puerto Rico (la Ley PROMESA, por sus siglas en inglés), que permite que Puerto Rico reestructure su deuda. No obstante, la nueva ley no aporta asistencia financiera directa, permite un salario mínimo más bajo para algunos trabajadores y establece una junta de gestión y supervisión financiera que gestionará la deuda de Puerto Rico sin pasar por las urnas. Nos preocupa que el Congreso de EE.UU. haya impuesto una junta de supervisión para complacer a los obligacionistas, algunos de los cuales (al igual que el Congreso en sí) fueron cómplices en la creación de esta crisis económica y humanitaria. Nos preocupa en especial que los beneficiarios de Medicaid y Medicare y del Programa Ryan White de Puerto Rico probablemente se verán afectados de formas que ponen en peligro la continuidad de su tratamiento y la sostenibilidad de los profesionales sanitarios. Por último, nos inquieta que la imposición de la junta de supervisión nos deje en el limbo, y además podría amenazar la vida de 20.243 puertorriqueños con VIH (que, por supuesto, también son ciudadanos estadounidenses).

A esta situación se le suman el éxodo de médicos y especialistas que se van de Puerto Rico (como consecuencia de la escasa remuneración) y el hecho de que las aseguradoras no atienden las necesidades clínicas ni durante la hospitalizaciones e incumplen las estrategias de calidad a nivel nacional para evitar complicaciones de salud (especialmente las relacionadas con el VIH) y nuevos ingresos hospitalarios. Aunque los reembolsos a los proveedores se siguen tramitando como de costumbre, a partir de diciembre del 2015 la actual administración ha dado instrucciones al Departamento del Tesoro para que deje de liberar fondos con hacer la excepción de los fondos federales destinados a la prevención y el cuidado del VIH.

Nos preguntamos: ¿Cómo haremos para mantener los logros alcanzados y erradicar el VIH en Puerto Rico dada la situación económica actual? ¿Cómo podemos cumplir con las metas del Plan Estratégico Nacional del VIH/SIDA antes del año 2020 sin disponer delos fondos necesarios? Sabemos que la junta de supervisión nos dejará sin autonomía financiera, pero ¿cómo afectará eso al financiamiento del VIH, las ETS, la hepatitis vírica, y la tuberculosis? Siendo líderes y legisladores de la comunidad, tenemos la responsabilidad de analizar cómo vamos a responder ante esta crisis humanitaria creada por la mala gestión de los fondos por parte de figuras públicas en el pasado, ya fuera por ignorancia o incompetencia. Tristemente, tampoco podemos descartar la corrupción directa como posible causa de la crisis, ya que nunca está lejos de consideración en estas situaciones.

Los esfuerzos comunitarios en cuanto al VIH/SIDA han sido vitales para estabilizar y fortalecer el cuidado a las personas con VIH que viven en Puerto Rico. La labor incansable de los últimos nueve años demuestra que la participación comunitaria activa es clave para estos logros. No obstante, nunca se debe bajar la guardia. Ha habido grandes logros respecto a:

Advertisement
  • la eliminación del racionamiento de medicamentos a través del Consejo de Planificación VIH/ SIDA -- de San Juan y la reducción de la lista de espera para el acceso a medicamentos y tratamientos adecuados;
  • la gestión de los recursos e inventarios, y el establecimiento de sistemas de copago para las personas con seguro privado y de reembolso en un tiempo razonable; y
  • la garantía de que las áreas metropolitanas de San Juan que pueden participar en el programa Ryan White cumplan los requisitos bianuales para asegurar el acceso de sus pacientes a un tratamiento antirretroviral completo y para mejorar la calidad del programa.

No obstante, nos queda un largo camino que recorrer para eliminar la disparidad de servicios para las personas que viven con VIH.

Aunque falta mucho por hacer y armonizar localmente, sabemos también que las expectativas y la normativa nos orientan hacia donde debemos estar. Especialmente pedimos que la comunidad del VIH y las organizaciones de servicios de VIH en los EE.UU. continentales sigan trabajando con nosotros para presionar al Congreso para garantizar que ni la junta de supervisión ni nadie deje atrás a las personas que viven con VIH mientras trabajamos para resolver esta crisis. Debemos alzarnos como leones en nombre de la justicia social y en contra de la corrupción en defensa de las personas que viven con VIH, y no rendirnos dócilmente como corderos.


Related Stories

Activismo y VIH/SIDA
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos


This article was provided by AIDS United. Visit AIDS United's website to find out more about their activities and publications.
 

No comments have been made.
 

Add Your Comment:
(Please note: Your name and comment will be public, and may even show up in
Internet search results. Be careful when providing personal information! Before
adding your comment, please read TheBody.com's Comment Policy.)

Your Name:


Your Location:

(ex: San Francisco, CA)

Your Comment:

Characters remaining:

Advertisement

The content on this page is free of advertiser influence and was produced by our editorial team. See our advertising policy.