Print this page    •   Back to Web version of article

Vitaminas, Suplementos y el VIH/SIDA

por Kelly Williams, R.D., L.D.

julio de 2003

Tabla de Contenidos


Micronutrientes y VIH

Las vitaminas, los minerales y los antioxidantes se denominan micronutrientes. Aun cuando el cuerpo sólo necesita pequeñas cantidades de micronutrientes, éstos son fundamentales para una buena salud. Las personas VIH+ requieren más micronutrientes que las personas VIH- para ayudar a combatir el daño provocado por el virus.

Vitaminas

Las vitaminas regulan las reacciones químicas como la digestión y la producción de energía.

El cuerpo almacena las vitaminas solubles en grasa, incluidas las vitaminas A, D, E y K, para satisfacer necesidades futuras. Existe el riesgo de sufrir efectos secundarios dañinos si se acumula una gran cantidad de estas vitaminas (en especial de vitamina A) en el cuerpo.

El cuerpo absorbe las vitaminas solubles en agua, incluidas las vitaminas B y C, y el exceso se elimina a través de la orina. Los efectos secundarios de las vitaminas solubles en agua son menos frecuentes, pero pueden producirse. Por ejemplo, grandes dosis de vitamina C pueden provocar náuseas, calambres estomacales y diarrea.

Minerales

Los minerales forman las estructuras del cuerpo (calcio en los huesos, hierro en la sangre) y regulan los procesos metabólicos relacionados con los nervios, los músculos, las hormonas, etc. Existen varios minerales (entre ellos el zinc, el selenio y el hierro) que intervienen en el combate contra el VIH.

Antioxidantes

El cuerpo produce radicales libres en respuesta a las infecciones, la contaminación, el humo, las grasas malas y la luz del sol. Los radicales libres estresan el sistema inmunitario. Los antioxidantes neutralizan a los radicales libres y protegen a las células de daños. Algunas vitaminas, incluidas las vitaminas C y E, son antioxidantes. El betacaroteno y el selenio también son antioxidantes.

Aunque los micronutrientes se encuentran en los alimentos, la mayoría de las personas VIH+ no pueden satisfacer todas sus necesidades de nutrientes mediante su dieta y es común que presenten deficiencias (una cantidad insuficiente) de micronutrientes. Esto se puede deber a la infección con el VIH en sí misma, a la mala absorción de los nutrientes, a los cambios en el metabolismo, a los medicamentos anti-VIH, a la falta de apetito, a la diarrea o a las infecciones o los daños en el intestino.

En las personas VIH+, los micronutrientes que suelen encontrarse en cantidades insuficientes son la vitamina A y E, el selenio, el zinc y las vitaminas del complejo B (B6 y B12). Algunas investigaciones demuestran que estas deficiencias pueden producir bajos recuentos de células CD4, empeoramiento del VIH y muerte prematura. También provocan problemas como diarrea, neuropatía, afecciones de la piel y acidosis láctica (un aumento del lactato en la sangre).

La mayoría de las investigaciones demuestran que los déficit de micronutrientes pueden tener un efecto negativo en tu sistema inmunitario, incluso antes de que presentes los síntomas del VIH. Aunque tengas una buena dieta y te sientas bien, puede que no estés recibiendo suficientes vitaminas, minerales y antioxidantes de algún tipo.


Los Micronutrientes y las Mujeres

El gobierno ha establecido las guías sobre cantidad dietética recomendada (RDA, Recommended Dietary Allowance) para informar a las personas acerca de la cantidad de micronutrientes que necesitan cada día para mantener su buena salud. Sin embargo, las guías de RDA no consideran que la infección con el VIH aumente estas necesidades. Un estudio demostró que las personas VIH+ necesitaban entre 6 y 25 veces la RDA de algunos nutrientes.

Debido a las dietas, a comer alimentos poco saludables, a la falta de tiempo o a otro tipo de presiones, la mitad de todas las mujeres de EE.UU. no comen lo que necesitan para satisfacer incluso sus necesidades básicas de RDA de ácido fólico, hierro, zinc, calcio, magnesio, cobre, vitaminas A, D y E, y algunas de las vitaminas del complejo B. Esto hace que las mujeres, en especial las VIH+, corran un riesgo particular de presentar deficiencias de micronutrientes.

Además, las mujeres tienen más posibilidades de sufrir de déficit de nutrientes debido a la menstruación, el embarazo y la menopausia.


Micronutrientes y Dieta

Es importante que obtengas la mayor cantidad posible de las vitaminas y los minerales que necesitas de los alimentos. Ello se debe a que los nutrientes que se encuentran en los alimentos son más potentes (mejores) que los que se encuentran en los suplementos.

Una dieta bien equilibrada debe ser la base de todo plan para corregir las deficiencias de micronutrientes. Dado que en cada uno de los grupos de alimentos se encuentran distintas vitaminas y minerales, todos los días debes incluir alimentos de cada grupo en tu dieta.


Consumo de Suplementos

Aunque los suplementos no reemplazan una dieta bien equilibrada, pueden ayudarte a obtener los micronutrientes adicionales que necesitas. Además, pueden ayudar a combatir algunos de los efectos secundarios relacionados con los medicamentos anti-VIH como la neuropatía o la diarrea.

Habla con tu médico y consulta a un dietista calificado para hacerte una evaluación nutricional. Ellos te pueden ayudar a determinar la combinación de cambios en la dieta y suplementos que puedan corregir cualquier déficit de micronutrientes que tengas.

A continuación te indicamos algunas recomendaciones:

No elijas suplementos basándote en el precio más alto o promesas de que pueden estimular el "sistema inmunitario". Lee la etiqueta para saber qué contienen realmente. Decidir qué suplementos tomar puede ser difícil y confuso, porque hay muchos tipos diferentes en el mercado. Además, no existen suficientes estudios acerca de los efectos que puede tener en el cuerpo un consumo excesivo de vitaminas. Opta por lo más seguro hablando con tu médico y un dietista entendido en VIH sobre los suplementos que debes tomar y los posibles efectos secundarios o interacciones con tus medicamentos anti-VIH.


Referencias

  1. Bert-Moreno, A. (2003). What's food got to do with it? Presentation given at Florida AIDS Education and Training Center conference.
  2. McComsey, G.A. (2002). High doses of riboflavin and thiamine may help in secondary prevention of hyperlactatemia. AIDS Reader 12. 222-224.
  3. Singhal, N. & Austin, J. (2002). A clinical review or micronutrients in HIV infection. Journal of the International Association of Physicians in AIDS Care 1(2). 63-75.




This article was provided by The Well Project. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/66814/vitaminas-suplementos-y-el-vihsida.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.