Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF
Llevándolo a las Calles

Otoño de 2010

 1  |  2  |  Next > 

Taking It to the Streets
En julio del 2000, 5,000 personas con el VIH marcharon por las calles de Durban, Sudáfrica. Su mensaje era radical: Toda persona con VIH tiene derecho a tratamiento. En ese momento, menos del 1% de todas las personas con VIH que necesitaban tratamiento tenían acceso a ella. El otro 99% estaba condenado a esperar la muerte, con la esperanza de que los medicamentos de alguna manera aparecerían. La marcha mostró que las personas con VIH en todo el mundo no se mantendrían en silencio. Se ponían de pie, junto con sus aliados, y exigir que todos tengan acceso al tratamiento.

Desde esa marcha, mucho ha cambiado. Los EE.UU. ha liderado el camino hacia el aumento al acceso del tratamiento para el VIH, la prevención y los programas de atención en muchos países. En enero del 2003, después de una campaña activista de un año de duración, el presidente George W. Bush anunció una iniciativa nueva y audaz de invertir $15 billones de dólares durante cinco años en los programas mundiales de SIDA. Ese programa es conocido como PEPFAR, o Plan de Emergencia del Presidente para el Alivio del SIDA.

PEPFAR ha cambiado el curso de la historia. Antes de PEPFAR, convencer a la gente a hacerse la prueba del VIH era casi imposible, porque un resultado positivo significaba una muerte segura. Pero una vez que el tratamiento estuviera disponible, la gente comenzó a hacerse la prueba a un ritmo mucho más alto. Los que tenían acceso al tratamiento (alrededor de 4 millones de personas) estaban ahora en condiciones de llevar una vida plena, trabajando y cuidando de sus hijos.

Si la historia de la epidemia fuera escrita hace dos años, la historia habría sido uno de enorme éxito y el optimismo. El Congreso había aprobado una renovación de PEPFAR, y prometió $39 billones dólares por cinco años para el SIDA global. Esto ha duplicado el número de personas en tratamiento, formación y entrenado a mas de 140.000 trabajadores de salud. Las organizaciones de todo el mundo estaban expandiendo los servicios debido al aumento de la financiación prometida.

Advertisement

Pero ahora, que el éxito está bajo ataque. Los gobiernos están utilizando la crisis financiera como excusa para reducir sus compromisos para combatir el SIDA. Por primera vez en diez años, los programas de SIDA en África se enfrentan a la posibilidad de tener que crear listas de espera para recibir tratamiento. La gente está comenzando a tener que recorrer largas distancias para conseguir medicinas, porque ya no están disponible en las áreas en la que viven.

Esta es la historia de cómo los activistas del SIDA lograron el compromiso histórico del presidente Obama y al Congreso para continuar la lucha global contra el SIDA. Es la historia de cómo los programas del SIDA fueron atacados por ideologías que sentían que el tratamiento no tienen "efectividad de costo." Y, lo más importante, es la historia de cómo las personas con VIH y sus aliados continúan movilizándose para hacer la misma exigencia radical hecha en el 2000 -- que todas las personas, no importa donde vivan, tienen derecho al tratamiento del VIH.


Monitoreo de Cerca

En 2007, un pequeño grupo de activistas se reunieron para discutir cómo el próximo presidente debería tratar el SIDA. Hubo una oportunidad real de construir sobre el éxito del PEPFAR, y para hacerlo aún mejor. De esa reunión salió una plataforma para cada candidato, y la campaña "08.Stop.AIDS," con su plataforma de diez puntos de cosas específicas que el próximo presidente debe seguir.

La plataforma fue audaz. Hizo un llamado por $50 billones de dólares durante cinco años para ser invertidos en la lucha contra el SIDA, el fin de la educación sexual de sólo abstinencia, la financiación de intercambio de jeringas, y el apoyo a organizaciones que trabajan con profesionales del sexo. Los activistas querían ver el próximo presidente apoyar una iniciativa que capacitara a cientos de miles de nuevos médicos y enfermeras.

Nos enfrentamos a una batalla cuesta arriba. Los candidatos demócratas consideraron que el VIH ya había sido abordada por el presidente Bush. Los candidatos republicanos, que atienden a una base fiscalmente conservadora, no estaban dispuestos a apoyar la petición de un aumento en fondos para la financiación del SIDA.

Taking It to the Streets

Incluso Barack Obama, que había viajado recientemente a Sudáfrica para reunirse con activistas del SIDA y de la casa de su padre en Kenia a tomar una prueba de VIH pública, era resistente. En Orangeburg, Carolina del Sur, me encontré con él en la calle detrás del primer debate demócrata. Le estreché la mano, y los días, mientras yo le pregunté si él estaría dispuesto a comprometerse a aumentar los fondos para el SIDA global a $50 billones en cinco años. Sacó su mano, dijo que no estaba seguro, y saltó en su coche.

Al día siguiente, en Charleston, un grupo de activistas se reunieron a la línea de recepción, para estrechar la mano del candidato. Cada uno a su vez le preguntó si estaría dispuesta a apoyar a $50 billones dólares en cinco años. Cuando llegó a mí, se detuvo y dijo. "Me acuerdo de ti. Me hizo la misma pregunta ayer." Pero pasó, sin responder a la pregunta.

Durante seis meses, los activistas continuaron yendo a los ayuntamientos, reuniones y noches de reconocimiento voluntario, en una táctica conocida como "monitoreo de cerca." Trataron de hablar con todos los candidatos, uno de los cuales podría llegar a ser nuestro presidente. Y un candidato tras otro estaba de acuerdo en apoyar la solicitud de $50 billones. Sin embargo, Obama se abstuvo de ofrecer apoyo. Cada vez que alguien le preguntó al respecto, ya sea en Iowa o New Hampshire, se negaba a responder.

Los activistas aumentaron la presión. Un puñado de candidatos apoyaron el aumento de la financiación, pero varios, incluyendo a Obama, no se habían comprometido a ningún acuerdo. Y ninguno de los candidatos había aceptado toda la plataforma. Así que una amplia coalición, incluyendo ACT UP Filadelfia, ACT UP/NY, Health GAP, el New York City AIDS Housing Network, la Student Global AIDS Campaign, y la American Medical Student Association, organizaron una marcha para el debate Demócrata en Filadelfia. Ya que fue unos días antes de Halloween, que llamaron a la marcha "Truco o Trata-miento."

Ese día, todos los candidatos demócratas, incluyendo a Obama, lanzaron una promesa para proveer $50 billones durante cinco años para el SIDA global. Pero la coalición deseaba escuchar planes completos para combatir el SIDA de cada candidato. Y para el Día Mundial del SIDA 2007, cada candidato demócrata había propuesto un plan integral. El plan de Obama se comprometió a "proporcionar por lo menos $50 billones para el 2013 para la lucha global contra el VIH/SIDA, incluida la parte que nos corresponde del Fondo Mundial, con el fin de por lo menos duplicar el número de personas VIH-positivas en tratamiento y seguir proporcionando tratamientos a un tercio de todos aquellos que los necesitan desesperadamente." Aunque ningún Republicano se había sumado en el apoyo a la plataforma, consideramos que la campaña había sido un éxito, y nos movimos hacia la siguiente etapa.


El Impulso Final

En enero del 2008, estaba claro que Barack Obama tenia una buena oportunidad de ser el candidato demócrata a la presidencia. Su eventos habían llegado a ser mucho más grandes -- ahora, en lugar de 100 personas, habían mítines de 10.000 personas. Los activistas continuaron estrechando su mano en los mítines para decirle por qué tenía que hablar sobre el SIDA. A pesar de que había lanzado su plan contra el SIDA, no estaba hablando de ello. Sentimos que el VIH, una enfermedad que mata a dos millones al año e infecta a tres millones al año, merecía mucha más atención en la campaña electoral.

El Congreso comenzaba a debatir una ley para volver a autorizar el PEPFAR por otros cinco años. El proyecto de ley, basado en gran medida en las plataformas de los candidatos, prometió $48 billones dólares en cinco años, duplicando el número de personas en tratamiento contra el VIH, la formación de 140,000 nuevos trabajadores de salud y contribuyendo con $2 billones al año al Fondo Mundial. Cuando siete senadores pusieron un alto al proyecto de ley, los activistas pidieron a Obama y McCain para que sean copatrocinadores. Ambos lo hicieron. Después de una demostración, fue levantado el alto y el proyecto de ley fue aprobado una semana después, por abrumadora mayoría.

Los activistas estaban eufóricos. Sin embargo, la legislación sólo autorizo el dinero, no que la usaran. Eso tenía que ser aprobado cada año, en un proceso separado. Así, mientras que los activistas habían ganado una victoria histórica, no podíamos empacar e irnos a casa.

Barack Obama se convirtió en la primera persona elegida para la presidencia con un plan para luchar contra el SIDA. Contrató a Rahm Emmanuel como jefe de personal, e instaló a su hermano, el Dr. Ezekiel Emanuel, como asesor principal en política de salud, con un control directo sobre la financiación de la salud mundial. El Dr. Emmanuel ha publicado recientemente un artículo en el Journal of American Medical Association argumentando que el dinero mundial del SIDA podría ser mejor gastado en otros problemas de salud. A raíz de ese artículo, un millar de activistas del SIDA, muchos de ellos con el VIH, salieron a las calles para felicitar a Obama y le muestran que tenía su apoyo para aprobar su plan contra el SIDA. Se marcharon a la oficina del equipo de transición de Obama y hablaron con ellos acerca de por qué el presidente electo debería cumplir su promesa.


Taking It to the Streets

Promesas Rotas

Parecía destinado a suceder -- todos temíamos que así ocurriría. Así que capturó imágenes de la pagina web de la campaña de Obama. Y, efectivamente, poco después de la inauguración, la promesa de invertir $50 billones en cinco años desapareció de la página web de la Casa Blanca. Unas semanas más tarde, el primer presupuesto del Presidente salió. En lugar del prometido aumento de la financiación para el PEPFAR y el Fondo Mundial de US $ 1 billón al año, se produjo un insignificante aumento de $150 millones dólares en la financiación -- apenas lo suficiente para mantenerse a la par con la inflación.

En abril, en una reunión informativa sobre la Iniciativa Global de Salud del Presidente, los asesores del Presidente discutieron los detalles de esta nueva propuesta. Sin embargo, durante toda la presentación, ni un solo detalle se ha mencionado sobre el nivel de financiación que recibiría. Todo lo que dijeron fue que el presidente Obama se ha comprometido a detener el SIDA, y que los EE.UU. ampliarían el alcance de sus esfuerzos por la salud mundial para incluir la salud materna e infantil, la salud reproductiva y las enfermedades tropicales desatendidas. La mitad de las preguntas de la audiencia eran variaciones de "Todo esto suena bien, ¿pero va a ser aumentada la financiación global para la salud mundial para cubrir esto, o será sacada del presupuesto de PEPFAR?" Los asesores dijeron que todavía se están resolviendo.

Ni dos minutos después de la reunión, todos los asistentes recibieron un correo electrónico con los detalles de financiación -- haciendo imposible hacer preguntas directamente. Sin embargo, algunos análisis rápido mostraron que el Fondo Mundial y el PEPFAR no recibirían el nivel de financiación que Obama había prometido. Lo que el GHI fue reiniciar antiguos programas, y reduciendo los compromisos de fondo para el SIDA. Dicho de otra manera, el "pastel de la salud mundial" fue del tamaño que Obama prometió, pero ahora se cortó en porciones mas pequeñas, haciendo del pedazo más grande (SIDA), considerablemente más pequeño.

Entre la crisis financiera, la presión para controlar el gasto, y el Dr. Emmanuel diciendo que debemos invertir en las intervenciones de salud menos costosos, en lugar del tratamiento del VIH, los activistas tuvieron que responder.

 1  |  2  |  Next > 

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
  • PDF PDF

Este artículo era proporcionada por ACRIA y GMHC. Es parte de la publicación Achieve.
 
Vea También
Activismo y VIH/SIDA
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement