Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body en Espanol

Esta Vida Positiva: Una Entrevista Con Bernadette Berzoza

September 15, 2011

Read in English
 1  |  2  |  3  |  Next > 

"Había algo en mí que, dijo, 'Necesitas contar tu historia a estas mujeres,'" recuerda Bernadette Berzoza. "Creo que muchas mujeres estaban pensando como yo: ' Esta" es mi vida, tengo que vivirla. No es comportamiento riesgoso." Hoy en día Bernadette es voluntaria, ayudando a las personas recién diagnosticadas con VIH a navegar el sistema de cuidado de salud. Es cofundadora de una organización de educación sobre la salud y el VIH para mujeres de color en el área de Denver que todavía esta en existencia,. Ella tiene dos hijás crecidos y prosperando, tres nietas hermosas y una pareja amorosa, que la apoya y es VIH negativo. Está muy lejos de los años después de su diagnóstico de VIH en el 1989, cuando apenas no contaba a nadie su secreto. Aquí, Bernadette comparte su viaje de silencio, de vergüenza y el abuso a salir a hablar en público, haciendo promoción y autocuidado.

Bernadette Berzoza

Bernadette Berzoza

¿Me puede contar la historia de cómo te enteraste de que eras VIH positiva?

Fue en septiembre del 1989. En aquel momento estaba viviendo en complejo de viviendas públicas, los proyectos del Denver. Tenía una hija de 3 años y mi hijo tenia 4. Mi esposo vino casa y trajo a alguien con él. "Me dijo realmente necesito hablar contigo. Por favor siéntate. Tenemos que hablar." Mi marido me presento a la persona que estaba con él un trabajador de alcance a la comunidad de un programa de Denver llamado Project Safe; hacia trabajo de alcance y pruebas para personas usando drogas inyectables.

Mi marido me dijo "me hice la prueba hace un año, y, nunca volví a los resultados." Yo estaba como, "Por eso era que la mujer del departamento de salud se mantuvo llamando y tratando de ponerse en contacto contigo?" Le había dejado mensajes pero no sabia si el les había dado seguimiento. Por último les dí el número de donde se quedaba cuando visitaba a su padre. Fue allí donde se pusieron en contactó con él, al parecer y le dijeron que era Seropositivo. Les tomó un año para poderlo encontrar.

Advertisement

Él me dijo que había salido positivo en la prueba para el VIH, y que necesitaba hacerme la prueba. En mi mundo, el VIH era extranjero. Había oído de él, pero siempre asumí, como todo el mundo, era una enfermedad homosexual, y que no tenía que preocuparse por ella. Mi primer pensamiento fue "no soy gay. Y no uso drogas. Y yo no estoy durmiendo con un montón de gente. Así que, ¿qué significa esto?"

El trabajador de alcance, me dijo, "Debe hacerse las pruebas, porque todavía estas sexualmente activa con él y él podría habértelo transmitido." No quería escucharlo. Yo me decía, "No, no, esto no está ocurriendo. ¡No!" Me puse muy defensiva.

Alrededor de unos dos o tres años atrás había descubierto que estaba usando drogas. Él se estaba inyectando heroína. Cuando lo conocí tenía 19 años. Me junte con él cuando justo al salir de la escuela superior. Salimos por unos 11 meses. Antes de que nos pudiéramos casar, quede embarazada. Por lo que fue mi única pareja y no había estado con nadie mas.

Fue una buena relación al principio; entonces comenzó a apoderarse de mi identidad. Ahora puedo decirlo fue ... violencia doméstica, abuso conyugal; pero en aquel entonces, para mí era amor. Me quería tanto que no me quería alrededor de mi familia. Me quería en casa. Pensé que era parte de una relación. Todo lo que tenía que hacer era decir "Te amo" y todo estaba bien. Cuando me enteré que se estaba inyectando drogas, lo acepte.

Llegaba después de beber. Me golpeaba, me tiraba del cabello; pero luego al día siguiente todo estaba bien. Entonces comenzó a empeorar. Para el tiempo que tuve mi segundo me empezó a golpear mucho. Tenía temor de cuestionar lo que el estaba haciendo, porque si le preguntaba, me golpeaba. Por lo que aprendí a actuar como si todo estuviese bien.

Nunca tuvo un puesto de trabajo. Yo era la que trabajaba y cuidaba de los niños. Él podía ir y venir como le complaciese. Él se iba durante semanas. Viví esta vida durante mucho tiempo. Nunca pregunté nada de lo que él hizo, hasta ese día en septiembre, cuando llegó y me dijo que era Seropositivo.

Finalmente me convencieron a hacerme las pruebas. Tomé una prueba anónima y llegó, regreso positivo. Yo les dije, "Nope, no soy positiva. Quiero otra prueba." Un mes más tarde, finalmente conseguí que me hicieran una segunda prueba. La consejera que me estaba haciendo la prueba no fue muy cordial. Era práctica: "¿por qué estas haciendo una segunda prueba si tu primera prueba le dijo que eras positiva?" Le respondí, "Porque no creo que soy positiva." Me dijo: "bueno, usted es positiva. Aquí tiene algunos folletos que explican lo que es el VIH. Si tienes hijás necesita hacer arreglos, porque puede tener un año o dos de vida. Gracias. "Have a nice day."

En ese momento, todo se desvaneció a negro. Sé que salí del cuarto y lo vi y lo abofetee. Le dije: "sólo me dijeron que me voy a morir. ¿Que es lo que está sucediendo aquí?" Fui a casa y recogí a mis bebés y le dije: "¿cómo sucedió esto? ¿Cómo llegue aquí?"

Entonces entro la vergüenza: "¿qué he hecho mal? ¿Qué van a pensar de mi la gente?" Era feo. Fue terrible. Mi primer año después de enterarme, estuve en negación.

¿Nadie vino a donde a ti a ofrecerte apoyo?

No. Soy muy terca. La trabajadora de alcance intentó llevarme a programas que estaban disponibles. Le decía, "No, no necesito ninguna ayuda. No necesito nada."

Decía, "Bien, necesitas ir al médico." Yo contestaba, "Estoy avergonzada, que me sentía avergonzada." Mi temor provenía del estigma del VIH, en aquel entonces. La gente lo percibía como pasado entre la gente mala -- "esos" homosexuales, o "esos" usuarios de drogas. Yo pensaba, "Se van me tratan mal porque amo a alguien así?"

Había muchas cosas en mi cabeza. Pero fui al médico. El trabajador de alcance me llevó a una clínica comunitaria cerca de donde yo vivía, donde había ido para el examen de Papanicolau y cosas así. Él me presentó a la trabajadora social que trabajaba allí. Ella era una Latina. Le dije lo que se había descubierto. Creo que probablemente fui la primera Latina con VIH que ella conocía. Ella fue una gran ventaja para mí y mantuvo mi secreto.

En aquellos momentos éramos solamente, mi esposo, mi médico, la trabajadora de alcance y yo que lo sabíamos. Vengo de una familia muy numerosa. Tengo dos hermanos y tres hermanas y sobrinas, sobrinos y primos.

¿Como fue mantener este secreto de ellos?

Fue duro, porque era como vivir una mentira. No quería nadie lo supiese, porque no sabía cómo iban a reaccionar. Necesitaba el apoyo de mi familia porque yo estaba viviendo en viviendas públicas. Sólo estaba trabajando a tiempo parcial. Mi mamá me ayudaba con mis hijos en esos tiempos, porque mi marido no estaba allí la mayor parte del tiempo. Mi familia fue muy muy importante para mí. No quería que me expulsaran. Pensé que era lo que iban a hacer.

 1  |  2  |  3  |  Next > 


This article was provided by TheBody.com.
 
See Also
Mujeres y VIH
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

No comments have been made.
 

Add Your Comment:
(Please note: Your name and comment will be public, and may even show up in
Internet search results. Be careful when providing personal information! Before
adding your comment, please read TheBody.com's Comment Policy.)

Your Name:


Your Location:

(ex: San Francisco, CA)

Your Comment:

Characters remaining:

Advertisement