Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Ejercicio y VIH

julio de 2009

 < Prev  |  1  |  2 


¿Qué Tipo de Ejercicio Debo Practicar?

Los ejercicios aeróbicos son buenos para las personas que quieren perder peso, quemar grasas, aumentar la resistencia, bajar el colesterol y los triglicéridos o reducir los niveles de azúcar. (En algunas personas VIH positivo, el ejercicio podría no disminuir lo suficiente el colesterol y los triglicéridos. Si este es el caso, habla con tu médico para que te aconseje sobre el uso de fármacos reductores de lípidos).

Algunas personas VIH positivo no deben realizar ejercicios aeróbicos, por ejemplo, aquellos que sufren de consunción o que tienen poca grasa corporal. Pregunta a tu médico si tienes alguna enfermedad que te impida realizar ejercicios aeróbicos.

El levantamiento de pesas puede ser beneficioso para la mayoría de las personas VIH positivo. Este tipo de ejercicio fortalece y agranda los músculos, lo que ayuda a prevenir o a combatir la consunción. Si has tenido pérdida de masa muscular, probablemente el ejercicio de levantamiento de pesas sea bueno para ti. Sin embargo, si tienes osteoporosis (enfermedad a los huesos) o si te has lesionado recientemente, el ejercicio de levantamiento de pesas puede ser peligroso y podrías requerir un terapeuta físico. Pregunta a tu médico si el ejercicio de levantamiento de pesas es apropiado para ti.

Buenos Ejercicios Aeróbicos

  • Caminata rápida
  • Trote
  • Subir escaleras
  • Ciclismo
  • Natación

Buenos Ejercicios de Levantamiento de Peso

  • Levantar peso con máquinas
  • Flexiones
  • Tracciones
  • Sentadillas o flexiones de piernas
  • Pesas

¿Cómo Comienzo una Rutina de Ejercicios?

Antes de comenzar cualquier rutina nueva de ejercicios, habla con tu proveedor de atención médica sobre qué tipos de ejercicios son apropiados para ti. Comienza despacio. Haz lo que puedas, pero sin exagerar. Ten paciencia con tu cuerpo y tu ejercicio.

Trata de registrar tu peso y medidas de brazos, piernas, pecho, cintura y caderas antes de comenzar tu programa de ejercicios. Si es posible, controla la composición de tu cuerpo con un análisis de impedancia bioeléctrica (BIA). Este examen puede hacerse en la consulta del médico y sólo toma unos minutos. La prueba determina la composición corporal por medio del cálculo de la cantidad de grasa, músculo y agua en el cuerpo en relación con la altura, peso, sexo y edad.

Puede ser de gran ayuda establecer metas para ti misma, tales como aumentar o disminuir alguna de las medidas de tu cuerpo. Si es la primera vez que realizas ejercicio, establece metas sencillas para la frecuencia y duración de tus entrenamientos y auméntalas con el transcurso del tiempo. Fija metas realistas.

Cuando realices ejercicios aeróbicos, camina a un ritmo en que puedas contestar una pregunta en pocas palabras sin que te falte el aire. Trata de entrenar al menos 30 minutos tres veces por semana. Si tienes que comenzar sólo con 10 minutos, está bien. Camina por 10 minutos y en un par de semanas agrega cinco minutos más a tu entrenamiento. Sigue haciendo esto hasta que completes los 30 minutos o más, al menos tres veces por semana.

En el levantamiento de pesas, asegúrate de hacer movimientos lentos y controlados. No azotes las pesas contra el suelo ni las dejes caer rápido mientras las bajas. Esto no ayuda cuando tratas de aumentar tu musculatura y además puede ser peligroso. Trata de ejercitarte levantando pesas al menos tres veces por semana durante 30 minutos o más.

Lo más importante es que debes beber mucha agua antes, durante y después del entrenamiento. Si sientes ganas de vomitar, debes ejercitarte menos o detenerte por un momento.

Comenzar una rutina de ejercicios requiere compromiso. Tal vez tome algún tiempo que te acostumbres a la rutina, ¡pero no te rindas! Si es posible, trata de contratar o consultar con un entrenador físico certificado para que te ayude a desarrollar una buena rutina. Mantén informado a tu proveedor de atención médica sobre todas las formas de ejercicio que estás practicando.

 < Prev  |  1  |  2 

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por The Well Project. The Well Project comparte su contenido con TheBody.com para asegurar que toda la gente tiene acceso a la información de la más alta calidad sobre tratamientos. The Well Project no recibe ningunos ingresos por publicidad de TheBody.com o de los anunciantes en este sitio. Ningún anunciante en este sitio tiene cualquier influencia editorial en el contenido de The Well Project.
 
Vea También
Salud
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement