Print this page    •   Back to Web version of article

Hoja
Hepatitis: Perspectiva General

28 de agosto de 2013


¿Qué es la Hepatitis?

Hepatitis significa inflamación o hinchazón del hígado. La hepatitis puede ser causada por virus. El alcohol, las drogas (incluso medicamentos) o sustancias venenosas también pueden causar hepatitis. También pueden causarla las infecciones oportunistas como el Mycobacterium Avium Complex (MAC, ver hoja informativa 514) o el Citomegalovirus (CMV, ver la hoja 504).

La hepatitis es una enfermedad muy común. Puede afectar incluso a personas que tengan un sistema inmune sano. La hepatitis puede conducir a la cicatrización grave (cirrosis) del hígado y a la insuficiencia renal, la cual puede llegar a ser mortal.

Muchos casos de hepatitis no son tratados porque las personas que la padecen no se sienten para nada enfermas, o creen que solo tienen gripe. Los síntomas más comunes son pérdida del apetito, fatiga, fiebre, dolores corporales, náuseas, vómitos y dolor estomacal. Algunas personas pueden experimentar coloración oscura de la orina, coloración clara de la materia fecal, y amarillenta de la piel o de los ojos (ictericia).

El proveedor de atención médica analizará su sangre para averiguar si su hígado funciona normalmente. Estas pruebas de "función hepática" miden la cantidad de ciertas sustancias químicas: bilirrubina, AST y ALT (o SGOT y SGPT). La presión sanguínea alta puede ser un signo de hepatitis. Para más información sobre las pruebas de función hepática vea la hoja 122. Las pruebas de sangre también analizan la presencia de virus que pueden causar hepatitis. Se recomienda que todas las personas VIH positivas se hagan la prueba de la hepatitis. Si usted tiene hepatitis y su proveedor de atención médica quiere ver si el hígado está dañado, podría ordenar una biopsia. En esta prueba, una muestra del hígado se toma por una aguja y se proba para señales de infección y cicatrices (la cirrosis.)


Hepatitis Viral

Los científicos conocen cinco virus que pueden causar hepatitis. Ellos son llamados virus de la hepatitis A, B, C, D y E Aproximadamente el 90% de los casos de hepatitis es causado por los virus A, B, o C.

La hepatitis viral puede ser aguda o crónica. Aguda significa un par de semanas o meses después de que adquiere la hepatitis. Usted se puede sentir enfermo por un par de semanas. Hepatitis crónica significa que el hígado puede estar inflamado (hinchado) durante seis meses o más. La hepatitis crónica permanece en su cuerpo. Usted puede infectar a otras personas y su enfermedad puede volver a activarse.

La mejor manera de prevenir la hepatitis viral es a través de la limpieza y evitando el contacto con la sangre. Quizás no sepa si otra persona está infectada. El uso de condones puede ayudar a prevenir la transmisión de hepatitis B y C. Además, existen vacunas para prevenir el desarrollo de hepatitis A y B incluso si usted ya se ha expuesto a las mismas. Estas vacunas quizás no funcionen en personas con un recuento de CD4 menor que 350.

No existen tratamientos para la hepatitis A y E pero éstas generalmente duran solo un par de semanas. El interferón pegilado y tres medicamentos antirretrovirales, lamivudina (3TC), tenofovir (TDF) y emtricitabina (FTC), son útiles contra la hepatitis B y D. En septiembre de 2002 se aprobó adefovir dipivoxil (Hepsera) en EE.UU. contra la VHB. Tenofovir fue aprobado en agosto de 2008 y es un tratamiento mejor para la hepatitis.

La hoja informativa 507 provee más información sobre los medicamentos para el tratamiento de la hepatitis C. Algunos medicamentos se desarrollan para tratar VHC.


Otros Tipos de Hepatitis

La hepatitis causada por el alcohol, drogas o sustancias venenosas puede provocar los mismos síntomas que las hepatitis virales. En estos casos, el hígado no es dañado por una infección viral. El trabajo del hígado es procesar muchas sustancias de la sangre y puede sobrecargarse. Algunos medicamentos que se usan para el tratamiento del SIDA y otras enfermedades relacionadas al mismo pueden causar hepatitis. También puede causarla el analgésico común Tylenol.

El mejor tratamiento para estos tipos de hepatitis es dejar de beber alcohol o de usar las drogas que irritan el hígado.

Si la hepatitis es causada por una infección oportunista (IO) relacionada al SIDA, debe controlarse la IO para que el hígado sane.


Problemas Relacionados a los Medicamentos

El hígado debe funcionar adecuadamente para procesar la mayoría de los medicamentos. Los medicamentos que no le causaban ningún problema mientras su hígado estaba sano, pueden enfermarlo mucho si tiene hepatitis. Esto también es cierto en casos de hepatitis por alcohol, aspirina, hierbas o drogas de recreación. Asegúrese de que su proveedor de atención médica sepa qué medicamentos o suplementos toma usted.

Algunos medicamentos para tratar la hepatitis interactúan con medicamentos antirretroviral. Su proveedor de atención médica deberá prestar especial atención para recetarle medicamentos que puedan ser usados al mismo tiempo.


Enfoques Alternativos

Hay dos hierbas que parecen ser útiles en cualquier tipo de hepatitis. Una es el rigaliz (Glycyrrhiza glabra, licorice en inglés), que se usa en cápsulas o té. La otra es la arzolla o cardo mariano (Silybum marianum, ver la hoja 735), que se usa como un extracto o té. Asegúrese de consultar con su proveedor de atención médica o con un especialista en hierbas experimentado antes de usar regaliz o cardo mariano.




This article was provided by InfoRed SIDA. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/6195/hepatitis-perspectiva-general.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.