Print this page    •   Back to Web version of article

Sexo Más Seguro

julio de 2010

Contenido


Reducción del Riesgo Sexual

La mayoría de las personas saben que infecciones graves, incluso aquellas que ponen en riesgo la vida, como el VIH, la hepatitis y otras enfermedades de transmisión sexual (ETS) se pueden transmitir de una persona a otra a través de las relaciones sexuales. Un enfoque para disminuir este riesgo es la denominada "reducción del daño". Si no deseas abstenerte de tener relaciones sexuales, la reducción del daño ofrece opciones para hacer la actividad sexual más segura.

El sexo más seguro no sólo es para prevenir nuevas infecciones por VIH. También es importante para las personas que son VIH +. Una pareja, donde ambos son VIH + puede practicar el sexo más seguro para prevenir la coinfección con otras ETS que pueden debilitar el sistema inmunitario. El sexo más seguro también puede reducir la posibilidad de reinfección (también denominada superinfección) con una cepa de VIH que sea resistente al régimen de medicamentos que estás tomando.

Debido a que cada acto sexual que involucre fluidos sexuales o sangre, tiene algo de riesgo, el sexo más seguro significa usar dispositivos de barrera todo el tiempo. Los dispositivos de barrera incluyen los condones (masculinos y femeninos), los protectores bucales e incluso los guantes de látex. Los dispositivos de barrera reducen considerablemente el riesgo.

Aún siendo lo más seguro, algunas parejas no siempre usan dispositivos de barrera. Si este es el caso, aún puedes practicar algún tipo de reducción del daño.


Practicar Sexo Más Seguro

Algunas veces, el punto de partida para un sexo más seguro es la identificación de las conductas más riesgosas que tienes y luego pensar sobre cómo podrías hacer esa actividad menos riesgosa. A continuación te damos algunos consejos para tener sexo más seguro, comenzando con las actividades más riesgosas para llegar a las de menos riesgo:

Sexo Con Penetración (Sexo Anal o Vaginal)

El sexo con penetración se considera la actividad de más alto riesgo. Tanto para el sexo vaginal como para el anal, usa condones de látex y mucho lubricante a base de agua o silicona, para evitar que el condón se rompa (el lubricante también ayuda a que el condón provoque una mejor sensación). No uses lubricantes a base de aceite, como la Vaselina, Crisco o el aceite para bebé con los condones, porque aumentan el riesgo de que se rompan.

Si no vas a usar condones, trata de reducir la fricción, usando bastante lubricante, lo que ayudará a evitar pequeños cortes o fisuras en la vagina, el recto o el pene. Los lubricantes a base de silicona duran más que aquellos a base de agua). Dado que no estás usando un condón, puedes usar lubricantes a base de aceite. También evita que entre semen en tu cuerpo, pidiendo a tu pareja que saque el pene antes de eyacular.

Sexo Oral

Varios estudios han demostrado que existe un riesgo bajo, pero confirmado, asociado con el sexo oral. Para hacerlo más seguro, usa condones de látex para realizarle sexo oral a un hombre. Si practicas sexo oral sin condón, termina con la mano o escupe el semen y lávate con un enjuague bucal en vez de tragarlo.

Los protectores bucales son cuadrados grandes de látex. Aplica lubricante a base de agua o silicona en un lado del protector bucal o de un condón cortado a lo largo. Luego estira el protector o condón sobre la vagina o el ano con el lado lubricado hacia abajo (opuesto a tu boca). Esto proporciona una delgada barrera entre tu boca y la vagina o el ano. (NOTA: algunas personas utilizan el plástico para cubrir alimentos en lugar de los protectores bucales o los condones cortados. El plástico para cubrir alimentos puede prevenir la transmisión de infecciones de herpes, pero no hay pruebas de que pueda prevenir la transmisión de VIH).

Si no usas un dispositivo de barrera evita recibir fluido pre-eyaculatorio, semen o fluidos vaginales en la boca. Evita el sexo oral vaginal durante la menstruación para evitar el contacto con la sangre. Una mala higiene bucal (hemorragias en las encías, úlceras, gingivitis) pueden hacer que el sexo oral sea mucho más riesgoso. Usa un caramelo de menta en vez de cepillarte los dientes antes de tener sexo.


Estimulación de la Zona Genital Con las Manos

Los cortes en la piel y otras lastimaduras pueden hacer que tus manos sean más vulnerables a las infecciones. Al usar guantes de látex te mantienes protegida durante la estimulación sexual de la vagina o el ano. Si aplicas lubricante en la parte exterior de los guantes aumentará el placer de tu pareja.

Otros consejos para un sexo más seguro: Limita el tiempo y la frecuencia de las penetraciones. Para cambiar, practica sexo sin penetración. Por ejemplo, considera la masturbación mutua. También recibe atención médica si tienes alguna infección o problema de salud en la zona genital.


Piénsalo Bien

Haz un esfuerzo por cambiar la forma de pensar que hace difícil que practiques sexo más seguro. Las cosas que piensas influyen en tu forma de actuar.

Algunas veces lo más seguro que puedes hacer en el sexo es mantener la mente clara. Tener sexo cuando estás ebria o bajo la influencia de drogas puede ser lo más inseguro.




This article was provided by The Well Project. You can find this article online by typing this address into your Web browser:
http://www.thebody.com/content/58926/sexo-maacutes-seguro.html

General Disclaimer: TheBody.com is designed for educational purposes only and is not engaged in rendering medical advice or professional services. The information provided through TheBody.com should not be used for diagnosing or treating a health problem or a disease. It is not a substitute for professional care. If you have or suspect you may have a health problem, consult your health care provider.