Advertisement
The Body: The Complete HIV/AIDS Resource Follow Us Follow Us on Facebook Follow Us on Twitter Download Our App
Professionals >> Visit The Body PROThe Body in English
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos
  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary
Las Mujeres y el VIH

julio de 2011

 1  |  2  |  Next > 

Tabla de Contenidos


Un Vistazo a las Cifras

Han pasado más de 25 años desde que se diagnosticara el SIDA (Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida) por primera vez en Norteamérica. Ya que sólo había unas pocas mujeres entre los primeros casos, se pensó que el SIDA afectaba principalmente a hombres homosexuales. Sin embargo con el correr de los años, las mujeres comenzaron a surgir como un nuevo grupo gravemente afectado por la epidemia del SIDA. Si bien aun en la actualidad más hombres que mujeres tienen VIH en los EE.UU., las mujeres están ganando terreno. En algunos paises las mujeres que viven con el VIH (VIH+) sobrepasan en número a los hombres VIH+.

Advertisement
La proporción de casos de VIH/SIDA entre las mujeres ha aumentado más del triple, subiendo desde un 7 por ciento en 1985 a un alarmante 26 por ciento en 2008. Esto significa que aproximadamente uno en cuatro habitantes de Estados Unidos viviendo con el VIH es una mujer. El VIH afecta tanto a las mujeres jóvenes como a las mayores. De hecho, la tasa de diagnósticos de VIH en mujeres mayores (50 años en adelante) ha estado aumentando recientemente; en 2005, las personas de 50 años o más representaban el 15 por ciento de los nuevos diagnósticos de VIH.

En 2009 el 83 por ciento de todas las mujeres VIH+ en los EE.UU. eran mujeres de color. Entre las mujeres de color, las mujeres afro-americanas se encuentran especialmente afectadas. Aunque las adolescentes y mujeres adultas afro-americanas componen sólo el 14 por ciento de la población femenina de los EE.UU., representaban el 66 por ciento de todas las mujeres viviendo con el VIH. Las latinas componen el 11 por ciento de la población y representaban el 14 por ciento de todas las mujeres VIH+. Para las mujeres afro-americanas, la tasa de diagnóstico de VIH fue casi 20 veces más alta que la de las mujeres blancas. Para las latinas fue casi 5 veces más alta que para las mujeres blancas.

Para las mujeres en los EE. UU, las relaciones sexuales heterosexuales son la forma más común de contraer (o modo de transmisión) del VIH. Durante las relaciones heterosexuales, el VIH se traspasa casi con el doble de facilidad de hombre a mujer que de mujer a hombre. Casi tres cuartos de las mujeres VIH positivas adquiere el virus a través de sexo con un hombre VIH+. Las relaciones sexuales heterosexuales también son la principal fuente de transmisión del VIH para las mujeres en muchos otros países en África, Sudamérica y Europa del Este. Compartir jeringas contaminadas con VIH para inyectarse drogas es otra forma común de transmisión.


¿Es Diferente el VIH Para los Hombres y las Mujeres?

Hasta hace pocos años, se habían realizado pocas investigaciones con relación a las mujeres y el VIH. Aunque aun quedan muchas preguntas sin respuesta, existe información sobre cómo las enfermedades relacionadas con el VIH afectan de manera distinta a hombres y mujeres:

  • Cuando las mujeres son recién diagnosticadas, tienden a tener cargas virales más bajas (cantidad de VIH en la sangre) en comparación con los hombres recién diagnosticados.
  • Generalmente, las mujeres tienen una progresión de la enfermedad más rápida y un recuento de células CD4 menor que los hombres con una carga viral similar.
  • Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de desarrollar neumonía bacteriana.
  • Las mujeres tienen tasas más altas de infección por herpes que los hombres.
  • Las mujeres desarrollan candidiasis (una infección fúngica/por hongos) en la garganta con más frecuencia que los hombres.
  • Los hombre tienen ocho veces más probabilidades que las mujeres de desarrollar sarcoma de Kaposi o SK (enfermedad similar al cáncer, que es causada por un virus tipo herpes).

Las mujeres tienden a recibir el diagnóstico del VIH en forma más tardía que los hombres, y menos mujeres que hombres reciben tratamiento para el VIH. Esto puede tener un impacto negativo en la salud de las mujeres. Las mujeres pueden posponer la atención y tratamiento médico debido a un número de barreras, que incluyen:

  • Acceso limitado a la atención médica por falta de un seguro médico y/o transporte
  • Vivienda inestable
  • Temor de violencia en la casa (violencia doméstica)
  • Otras responsabilidades como el cuidado de los niños o de la pareja enferma
  • El estigma asociado con el VIH
  • Abuso activo de sustancias
  • Depresión
  • Falta de recursos económicos y/o apoyo social
  • Desconfianza en los proveedores de atención médica y/o el sistema médico


El Tratamiento de las Mujeres VIH+: Eficacia, Efectos Secundarios e Interacciones Entre Medicamentos

Los estudios de tratamientos del VIH (estudios clínicos), tradicionalmente han incluido un número muy bajo de mujeres. Como resultado de esto, la mayoría de la información sobre la efectividad y la seguridad de los medicamentos anti-VIH se obtiene de investigaciones hechas en hombres. Esta sub-representación de mujeres en los estudios clínicos ha empezado a cambiar recientemente. [Para averiguar cómo The Well Project está trabajando para avanzar y mejorar las investigaciones para las mujeres VIH+, visita nuestro sitio en Women's Research Initiative on HIV/AIDS (WRI)].

Las buenas noticias son que las investigaciones existentes han encontrado muy poca diferencia en términos de la efectividad del tratamiento para el VIH entre hombres y mujeres. Se ha encontrado que las mujeres VIH+ que comienzan el tratamiento de acuerdo con las recomendaciones, tienen resultados similares a los de los hombres VIH+. Si bien el tratamiento parece funcionar igual de bien en las mujeres, en algunos casos, los efectos secundarios pueden diferir:

  • Erupciones en la piel: Los investigadores dicen que las mujeres VIH+ tienen más posibilidades que los hombres de experimentar erupciones en la piel causadas por los medicamentos anti-VIH.
  • Problemas hepáticos/de hígado: Las mujeres tienen más posibilidades de experimentar problemas en el hígado como efecto secundario de los medicamentos. De hecho, a las mujeres con un recuento de células CD4 mayor que 250 se les advierte en contra de comenzar un régimen con Viramune (nevirapine) debido al riesgo de problemas hepáticos peligrosos.
  • Cambios en la forma del cuerpo: Algunos estudios han encontrado que las mujeres VIH+ experimentan distintos tipos de cambios en la forma del cuerpo que los hombres. Las mujeres pueden experimentar un mayor aumento de grasa en los senos y la cintura.
  • Fragilidad en los huesos: Se sabe que las mujeres en general corren mayor riesgo de desarrollar osteoporosis (fragilidad en los huesos) después de la menopausia, pero algunos estudios también han demostrado que la infección con el VIH aumenta el riesgo de fragilidad ósea de una persona. Esto pone a hombres y mujeres VIH+ a un mayor riesgo de osteoporosis. Sin embargo, el riesgo de desarrollar fragilidad en los huesos de las mujeres VIH+ es tres veces mayor que el de los hombres VIH+.

Las diferencias de los efectos secundarios según el género pueden deberse a una interacción entre la terapia contra el VIH y las hormonas femeninas. También pueden ser resultado de que las mujeres tienen un cuerpo más pequeño. Las dosis estándar de los medicamentos suelen basarse en investigaciones efectuadas principalmente en hombres.

Esto significa que una mujer, que por lo general pesa menos que un hombre, puede recibir una cantidad de medicamentos mayor en su cuerpo que la necesaria para que éste sea eficaz. Esto no significa que las mujeres VIH+ deban tomar dosis menores de sus medicamentos. Hasta que, y a menos que se pruebe que las mujeres pueden ser tratadas con menores dosis de medicamentos anti-VIH, las mujeres deben tomas las dosis de medicamentos recomendadas actualmente para todos los adultos viviendo con el VIH.

Las mujeres VIH+ deben tener cuidado con las interacciones entre medicamentos. Ciertos medicamentos anti-VIH pueden afectar los niveles de otros medicamentos en el cuerpo. Por ejemplo, varios medicamentos anti-VHI pueden afectar los niveles de las píldoras anticonceptivas y afectar la efectividad de dichas píldoras en la prevención del embarazo.

Las mujeres VIH positivas deben recibir tratamiento de un proveedor de atención médica con experiencia en el tratamiento de mujeres con VIH. Cuéntale a tu proveedor de atención médica sobre todas tus otras condiciones médicas y sobre cualquier medicina que estés tomando. Si experimentas efectos secundarios por tus medicamentos anti-VIH, asegúrate de pedirle ayuda a tu proveedor de atención médica.

 1  |  2  |  Next > 

  
  • Email Email
  • Printable Single-Page Print-Friendly
  • Glossary Glossary

Este artículo era proporcionada por The Well Project. The Well Project comparte su contenido con TheBody.com para asegurar que toda la gente tiene acceso a la información de la más alta calidad sobre tratamientos. The Well Project no recibe ningunos ingresos por publicidad de TheBody.com o de los anunciantes en este sitio. Ningún anunciante en este sitio tiene cualquier influencia editorial en el contenido de The Well Project.
 
Vea También
Mujeres y VIH
Artículos Recientes en Español
VIH/SIDA Centro de Recursos Para Latinos

 

Advertisement